Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Gúdar-Javalambre acumula 80 días sin lluvia y la sequía pone en peligro la cosecha

La escasez llega tras un año 2015 muy lluvioso en su conjunto. Diciembre fue anormalmente seco y cálido.

Emiliano Belmonte muestra la sequedad de la tierra que impide germinar la semilla de un sembrado.
Emiliano Belmonte muestra la sequedad de la tierra que impide germinar la semilla de un sembrado.
A. G./B.

La comarca de Gúdar-Javalambre acumula casi tres meses sin precipitaciones significativas, un periodo de sequía anormal que llega inmediatamente después de un año excepcionalmente húmedo como 2015, con lluvias que, en algunos casos, superaron en un 50% la media histórica. Sin embargo, tras un temporal de levante registrado a primeros del pasado noviembre, no ha habido ningún día con una precipitación superior a un litro por metro cuadrado. La sequedad del suelo amenaza la cosecha de cereal, que tras la siembra no ha recibido ninguna aportación de humedad.

En algunos puntos, no ha llovido de forma apreciable en los últimos ochenta días. Valbona y Nogueruelas acumulan 83 días seguidos sin ninguna jornada que superara el litro por metro cuadrado de precipitación, mientras que Manzanera y el pantano de Mora se quedan en 82 días.

Las previsiones a corto plazo son poco halagüeñas porque no se anuncia ningún frente que pueda dejar precipitaciones importantes. La mala racha retoma la situación de 2014, un año muy seco en Gúdar-Javalambre. Sin embargo, la sucesión de frentes procedentes del Mediterráneo que dejaron lluvias copiosas disparó los registros pluviométricos de 2015.

Los cerealistas temen que si no llueve en los próximos 10 días se pierda la cosecha de cereal en los campos donde ya ha germinado. En los sembrados que todavía no han brotado por falta de humedad en la tierra, la semilla resistirá hasta un mes sin lluvias.

Joaquín Gargallo, un ganadero de Mosqueruela, señaló que a la falta de lluvias se suman las altas temperaturas del invierno, dos circunstancias que han secado el pasto. Aunque los manantiales y balsas garantizan agua para abrevar, la alimentación del ganado tiene que proporcionarla los ganaderos de su bolsillo por falta de hierba en el campo.

Emiliano Belmonte, un agricultor cerealista de Manzanera, se lamentó de que desde que sembró sus campos, hace dos meses y medio, "la tierra ni siquiera se ha mojado", lo que impide germinar a la simiente. Belmonte añadió que en otras parcelas, donde las semillas han dado lugar a brotes incipientes, "todavía será peor" porque la necesidad de humedad es más acuciante. Este agricultor señaló que el año pasado, con buenas expectativas de cosecha porque hubo lluvias abundantes, la producción se malogró por las granizadas de verano.

La sequía perjudica también a otros sectores, como el turístico, que se ha quedado sin la demanda derivada de las familias que llegan desde Levante para pasar uno o dos días en la nieve, deslizarse sobre trineos y "tirarse unas bolas", como señaló el presidente de la Asociación Turística de Gúdar-Javalambre, David Nadal. Los aficionados al esquí pueden practicar este deporte en las estaciones invernales gracias a la nieve artificial, porque las nevadas han sido insignificantes.

El delegado de la Aemet en Aragón, Rafael Requena, reconoció que Gúdar-Javalambre lleva "mucho tiempo" sin lluvias. Recordó que la zona cerró el año "con mucha lluvia respecto a su media habitual, pero diciembre fue anormalmente seco". Añadió que las lluvias de los últimos meses se producen en España como consecuencia de frentes que llegan del Atlántico y que no afectan al sudeste de Teruel, muy dependiente de los vientos húmedos del Mediterráneo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión