Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

El edificio de la Seguridad Social será reparado solo cuatro años después de abrirse al público

El perímetro está vallado por seguridad desde abril al haberse desprendido de la fachada ladrillos. Las obras en el inmueble –que costó 7 millones– podrían empezar a primeros de 2016.

Una de las fachadas del inmueble, con vallas para que los viandantes no se acerquen.
Una de las fachadas del inmueble, con vallas para que los viandantes no se acerquen.
antonio garcía/Bykofoto

El edificio que alberga las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) en la capital turolense, que abrió sus puertas al público hace apenas cuatro años –en marzo de 2011–, va a ser revisado y reparado tras detectarse algunos desprendimientos de los ladrillos que recubren la fachada.

De hecho, desde mediados del pasado mes de abril, el perímetro del inmueble permanece vallado con el fin de evitar que los viandantes se acerquen a la fachada del edificio y puedan sufrir algún accidente. Esta solución se adoptó inmediatamente después de que un trozo de ladrillo situado en la parte alta cayera al suelo sin que, no obstante, causara daños personales.

El secretario del INSS en Teruel, Joaquín Bernuz, explicó esta semana que el vallado exterior del edificio se ha realizado "por precaución", si bien el riesgo real de caída de materiales de la fachada a la calle es escaso. Bernuz relató que tras el primer desprendimiento, se revisaron todos los perfiles de la construcción y se subsanaron los defectos que se encontraron, todos ellos de poca envergadura. Concretamente, fueron fijados un par de ladrillos localizados a la altura del forjado que no estaban bien colocados y podían desprenderse. "Llevamos meses sin registrar ningún problema y no hay peligro", aseguró el secretario del INSS.Proyecto de mejora

No obstante, ya está redactado un proyecto de obras que permitirá revisar el inmueble y eliminar los desperfectos que puedan existir. Los trabajos podrían ser contratados en enero o febrero del año que viene. El edificio, que en su día costó casi 7 millones de euros, está todavía en plazo de garantía, por lo que será la empresa constructora la que se haga cargo de los gastos que conlleve la reparación, según afirmó Joaquín Bernuz.

Así, la Administración central ha ofertado a la constructora la posibilidad de realizar los trabajos de reparación y ahora esta debe decidir si acepta el encargo o no. En caso negativo, la Administración llevará a cabo la reparación por sus propios medios y reclamará después la cantidad invertida en las obras a la que fuera adjudicataria de la construcción, explicó Bernuz.

Además de las oficinas del INSS, el edificio alberga la Tesorería de la Seguridad Social, la Intervención Delegada y la Unidad de Recaudación de Ejecución. La inauguración del inmueble supuso reunir en una misma ubicación todos los servicios de la Seguridad Social, antes dispersos en tres puntos distintos de la capital turolense.

Antes de que estrenase la nueva sede, que está en el barrio de la Fuenfresca, el INSS ocupaba la planta calle del edificio que alberga el centro de salud Centro, en la Glorieta. El traslado de los trabajadores permitió dotar de más espacio al centro sanitario en previsión de una ampliación que, precisamente, ahora se lleva a cabo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión