Despliega el menú
Teruel

El 'triángulo de hielo', inmune al calentamiento global

Este espacio situado entre Molina de Aragón (Guadalajara), Calamocha y Teruel es considerado la zona poblada más fría de España.

El 'triángulo de hielo' es la zona más fría de España
El 'triángulo de hielo' es la zona más fría de España
Vicente Aupí

El meteorólogo Vicente Aupí lleva 30 años tomando, día a día y hora a hora, la temperatura en Torremocha del Jiloca, en pleno 'triángulo de hielo', un espacio situado entre Molina de Aragón (Guadalajara), Calamocha y Teruel considerado la zona poblada más fría de España. Tras repasar la evolución de las temperaturas en tres décadas de seguimiento, concluye que “no se aprecia una evolución clara del clima con más frío ni menos lluvia”, en contra de lo que cabría esperar de los efectos del efecto invernadero. Aupí no niega este fenómeno derivado de la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera, pero está convencido de que sus consecuencias climáticas serán apreciables a muy largo plazo.

Explica que a finales de los años ochenta y primeros noventa del siglo XX se detectó un incremento sostenido de las temperaturas -también en el corredor del Jiloca, en el que se sitúa Torremocha-, pero desde mediados de los años noventa las temperaturas medias tienden otra vez a bajar y, en 2001, registró el mínimo de los 30 años catalogados: 25,2 grados negativos alcanzados el 24 de diciembre. A su juicio, en aquellas fechas se produjo una ola de frío “equiparable” a las más crudas del siglo XX, como las de febrero de 1956, enero de 1971 o diciembre de 1963, cuando Calamocha alcanzó 30 grados negativos, la temperatura más baja constatada en una población desde que existen observatorios meteorológicos.

El meteorólogo se muestra “cauto” tras el análisis de sus tablas de datos sobre el impacto del calentamiento global. A su juicio, subidas de las temperaturas como las registradas en la transición entre las décadas de los ochenta y noventa obedecen a ciclos “naturales” y no son consecuencia directa del calentamiento global.

Tampoco ha constatado que llueva y nieve menos, como sostienen algunas fuentes. Explica que entre diciembre de 2009 y enero de 2010 el Jiloca registró una nevada de 50 centímetros, comparable a las más copiosas que se recuerdan en la zona. Vicente Aupí esgrime sus gráficos de precipitación para demostrar que las variaciones son cíclicas en las últimas tres décadas. A los máximos de 1989, 1999 y 2008 -todos en torno o por encima de 500 litros por metro cuadrado- siguieron descensos pluviométricos en 1992, 2001 y 2009 por debajo de 350 litros.

Aupí, convertido en notario de la meteorología del Jiloca, cambió hace 30 años los viajes esporádicos a Torremocha desde Valencia -donde trabajaba como periodista- por una residencia permanente en la localidad turolense. Decidió estudiar a fondo una comarca que constituye una “singularidad climática” en España por su inviernos extremos.

Aunque se trata del área más fría de la Península Ibérica, aboga por “desmitificar” esta circunstancia, porque se combina con cielos predominantemente despejados en invierno que permiten una rápida subida de las temperaturas durante el día. Aclara que el Jiloca, Teruel capital y las zonas colindantes de Guadalajara son las más frías de España “por la noche”, pero señala que otras provincias tienen medias más bajas durante el día, como Soria, Ávila, Burgos o Palencia. “Aquí -explica- la nieblas levantan pronto y no es una zona ventosa”, dos fenómenos meteorológicos que acentúan, además, la sensación de frío. Sus observaciones y el trabajo de documentación le han servido de base para varias publicaciones que combinan meteorología e historia, como 'El triángulo de frío' o 'El General Invierno y la batalla de Teruel'.

Los cielos despejados por ausencia de niebla -con más de 200 noches al año aptas para observar el firmamento-, la altitud, la ausencia de contaminación lumínica y la sequedad del aire constituyen otros tantos atractivos para la segunda vocación de Aupí, la observación astronómica. Desde Torremocha ha fotografiado todos los cometas y eclipses visibles en el hemisferio norte desde que se estableció en noviembre de 1985.

Etiquetas
Comentarios