Despliega el menú
Teruel

Celaya fija el inicio de las obras del hospital de Alcañiz a finales de 2016 y el de Teruel, en 2017

El consejero dice que habrá que rehacer el proyecto del de Teruel y apuesta por rebajar el número de camas del nuevo centro en Alcañiz.

Sebastián Celaya
Sebastián Celaya.
Heraldo

El consejero de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sebastián Celaya, no descarta "redimensionar" el número de camas en el futuro Hospital de Alcañiz ante la previsión de reducción del número de habitantes en 21.000 en 2020, mientras que no lo hará en el nuevo Hospital de Teruel, donde, no obstante, también se estima una bajada del número usuarios potenciales.

Así lo ha expuesto Celaya ante el pleno de las Cortes autonómicas, donde ha comparecido a petición del PP, y donde ha reiterado su compromiso con la construcción de ambos hospitales, fijando la fecha de inicio de las obras del de Alcañiz en el último trimestre de 2016 y el de Teruel en el primer semestre de 2017.

El consejero ha aclarado que el proyecto de construcción del Hospital de Teruel hay que "rehacerlo prácticamente" porque "no cumple la normativa y tiene deficiencias", mientras que en el de Alcañiz solo hay que realizar "mínimos retoques" y ha esperado contar con la colaboración de todos los diputados para incluir en los presupuestos las partidas necesarias para estas obras.

Según ha dicho, su objetivo es "cubrir necesidades actuales y futuras de estas dos poblaciones" por lo que estarán "mejor dotados y con más espacios" que los actuales hospitales, a los que sustituirán, y "asegurar la calidad del servicio y una mejora de las condiciones de trabajo para los profesionales", que ha reconocido que en algunos casos son "poco recomendables".

Celaya ha apuntado que "hay que ser muy cuidadosos en el cumplimiento de los presupuestos" y "no gastar un euro más de lo necesario para acometer estas obras". Por otra parte, ha recordado que compromiso del Ejecutivo de construir ambos hospitales "con fondos exclusivamente públicos" y se ha mostrado "dispuesto a abrir una mesa de debate" para determinar "hasta dónde debe llegar la actuación de los poderes públicos cuando se trata de dar un servicio".

Asimismo, ha recordado que esta semana el Servicio Aragonés de Salud ha renunciado al contrato de concesión de obra pública con el que se iba a construir el Hospital de Alcañiz y se ha comunicado a los licitadores que poseen un plazo de diez días para presentar alegaciones, tras lo que "se confirmará la renuncia y se notificará la finalización de este proceso a los licitadores y a la Unión Europea".

Dudas

La diputada del PP, Carmen Susín, ha vaticinado que las obras del Hospital de Alcañiz no se iniciarán antes del 2017, de forma que "empezarán cuando ya debería estar terminado" y ha querido saber "qué significa cien por cien público" porque ya hay servicios externalizados en ese centro como el resto de hospitales públicos de Aragón.

También se ha interesado en saber "cómo lo van a pagar", cuándo finalizarán las obras y si se "va a redimensionar a la baja" porque "las cuentas no nos cuadran". Asimismo, ha querido conocer los plazos y la modificación del proyecto del Hospital de Teruel, para reclamar al consejero que diga a los turolenses "qué va a pasar con sus hospitales en los próximos cuatro años".

La diputada del PSOE, Olvido Moratinos, ha lamentado que entre 2011 y 2014 el anterior Gobierno de Aragón "apenas" realizó ningún avance en el Hospital de Alcañiz para plantear "si tenía voluntad política real de hacer ese hospital", mientras que sobre el de Teruel ha indicado que tuvo dotación presupuestaria entre 2012 y 2015, pero ha sostenido que esas partidas las utilizó el PP para "cuadrar desajustes del Departamento de Sanidad".

La parlamentaria de Podemos, Marta Prades, ha criticado que ambos hospitales hayan sido "moneda de cambio" desde 2005 entre los Gobiernos del PSOE y del PP, "con beneplácito del PAR", usándolos "con fines electoralistas", cuando el de Teruel "es el más viejo de España", mientras que el de Alcañiz sufre problemas como la falta de una UCI, para reclamar que no se reduzcan camas y ambos sean "públicos en su construcción, gestión y financiación".

Escepticismo

La diputada del PAR, Berta Zapater, ha remarcado que "con la salud no se juega", algo que ha estimado que está haciendo el Gobierno al aportar diferentes fechas del inicio de las obras, se ha mostrado escéptica sobre que el Hospital de Alcañiz comience a construir en 2016 y ha pedido al consejero "que sea franco con los ciudadanos" y diga "qué puede hacer y qué no" y cómo se van a financiar estas actuaciones.

El diputado de Ciudadanos, José Luis Juste, ha calificado de "inaceptable" que en el Hospital de Alcañiz haya "camas cruzadas" y lo ocurrido con esta obra es ejemplo "de lo que pasa cuando las cosas se hacen sin consenso, con precipitación y queriendo sacar rédito político", para solicitar tanto para esta obra como para el Hospital de Teruel "que el dinero público empleado hasta ahora no acabe en la basura".

La diputada de CHA, Carmen Martínez, del grupo mixto, ha rechazado la "falta de transparencia" del anterior Gobierno, para considerar que en el Hospital de Alcañiz había una "privatización encubierta", mientras que con el de Teruel "se ha estado jugando presupuestariamente". Además, ha pedido al actual consejero que "la ejecución del gasto sea lo más parecida a lo que se viene presupuestando".

Etiquetas
Comentarios