Despliega el menú
Teruel

"La palabra revancha no entra en mi diccionario"

El piloto se presenta en la Baja Aragón con la ambición que le caracteriza, pero sin obsesionarse con el último vencedor del Dakar: Nasser Al Attiyah.

"La palabra revancha no entra en mi diccionario"
"La palabra revancha no entra en mi diccionario"

Nani Roma (Folgarolas, Barcelona, 1972) es uno de los pilotos de rally más importantes de la historia reciente. A sus 43 años, es el único español que ha logrado imponerse en el Dakar en moto y en coche, la primera en África y la segunda, en América, en la versión moderna de la prueba. En su palmares figuran el Rally de Túnez, el de los Faraones y el Desafío Inca. También ser el hombre que más veces ha conquistado la Baja Aragón. La última, en su pasada edición.

-¿Qué tiene de especial la Baja Aragón respecto a otras pruebas?

-Su intensidad. Sin lugar a dudas, es el raid más duro e importante que se celebra en Europa. Además, aquí cerca de casa, sin necesidad de viajar al desierto para encontrar pistas de tierra fascinantes, y con un público que crea un verdadero ambiente de motor.

-Usted es el piloto que más victorias ostenta (cuatro en moto y otras tantas en coche). ¿Cuál es el secreto?

-El entrenamiento y la concentración. Aquí, cualquier error se paga caro y es importantísimo ser constante. El mínimo detalle te puede dejar fuera de la lucha por la victoria. 

-¿Disfrutaba más con la moto o con el coche?

-Las dos modalidades tienen su punto. Con la moto, hay tramos muy divertidos, donde se pueden hacer derrapajes brutales. Con el coche, uno se siente más cómodo y seguro en pistas rocosas como las de Teruel. Tendría que pensarlo con más detenimiento. (Risas).

-En esta edición, el número de pilotos batirá todos los récords. ¿Es una carrera en continuo auge?

-Sí, pero no solo a nivel de cantidad, sino también de calidad. En los últimos años, el nivel de los participantes ha aumentado y resulta muy complicado alzarse con la victoria.

-Uno de esos pilotos a batir será Nasser Al-Attiyah. ¿Siente ánimo de revancha tras lo acontecido en el último Dakar?

-Para nada. La palabra revancha solo se usa para crear polémica y no entra en mi diccionario. Tengo ánimo de hacer las cosas bien y quedar satisfecho conmigo mismo. Además, no solo está él, Terranova o Hirvonen también son rivales a tener en cuenta.

-¿Cuál es el piloto más fuerte al que jamás se ha enfrentado?

-No te sabría decir. En coches el propio Nasser ha demostrado ser muy fuerte en los últimos años. También Carlos Sainz es un ejemplo. En motos, recuerdo especialmente los duelos con Peterhansel. Hay muchos nombres importantes. 

-Desde el mismo momento en que abandonó el Dakar, dijo que su obsesión era la edición de 2016. ¿Es el año que más fuerte se está preparando?

-Cuando toca retirarse de una prueba de forma prematura y todo el trabajo se va al garete, lo único que queda es pensar en la próxima. La preparación está siendo similar a la del resto de ediciones y creo que el coche será competitivo. Después de la Baja Aragón, tendré unos días de vacaciones y me centraré de lleno en el Dakar.

-¿Sirve la Baja Aragón como preparación de garantías para el Dakar?

-Bueno, como te digo, la Baja es una carrera muy intensa, de muchos kilómetros y en la que hay que sobreponerse a condiciones extremas. Como piloto se aprende muchísimo y también los mecánicos pueden probar cosas interesantes. De cara al Dakar todo sirve como preparación.

-Después de una trayectoria como la suya, repleta de triunfos, ¿cómo logra mantener la ambición?

-Muy fácil. Siento pasión por mi trabajo y me considero un privilegiado por haberme podido dedicar al mundo del motor. Disfruto con lo que hago y me cuesta entender a quienes dicen haber perdido la ilusión. El día que eso me ocurra, lo dejaré.

-Ese espíritu competitivo que le distingue es muy del gusto de los aficionados. ¿Qué puede prometer en tierras bajoaragonesas?

-Dar el máximo para ganar. Si no lo consigo, no será por no haber luchado. Si hay alguien mejor que yo le aplaudiré con la conciencia de haber puesto todo de mi parte. 

Etiquetas
Comentarios