Despliega el menú
Teruel

Albarracín estrena las primeras farolas del nuevo alumbrado forjadas de forma artesanal

Según las previsiones del Ayuntamiento de la localidad, el proyecto estará concluido antes del verano.

El barrio de San Juan de Albarracín luce con las primeras farolas que forman parte del nuevo sistema de iluminación artística de la localidad, un novedoso proyecto que ha sido diseñado por Louis Clair, el mismo autor del proyecto que ha puesto luz a las fachadas de Notre Dame de París y del Mont Saint Michel, en la baja Normandía. Las lámparas de forja y policarbonato están funcionando en periodo de prueba en un tramo comprendido entre el barrio de San Juan y la plaza de la Seo, donde se ubica la catedral, pero el alcalde del municipio, Francisco Martí, señaló que los primeros controles están dando buenos resultados. Los efectos de la luz al caer la noche están siendo bien recibidos por los numerosos turistas que estos días de fiesta han viajado a la localidad y por sus vecinos.

Martí manifestó que el primer objetivo, lograr una iluminación homogénea, se ha cumplido. «Sabíamos que era muy difícil evitar todas las sombras que se generan por las propias características de Albarracín, en donde hay pocas calles rectas», explicaba el primer edil. «Pero creemos –agregó– que se han satisfecho nuestras expectativas consiguiendo eliminar los defectos del antiguo sistema, que ofrecía zonas con muy poca luz y, sin embargo, las áreas que estaban encima de las farolas presentaban una luz sobredimensionada».

En la actualidad se están acometiendo los trabajos de la obra civil, que lleva a cabo la Fundación Santa María, en un tramo situado entre la catedral y la plaza Mayor, con labores de soterramiento de cableado y la instalación de cuadros de luz. En el Ayuntamiento confían en que el proyecto concluya en esta zona antes del 30 de mayo y, aunque el plazo de ejecución de la totalidad de la obra finaliza en agosto, el alcalde espera que la iluminación funcione en esta primera fase al completo en el mes de julio.

Francisco Martí dijo que se trata de un proyecto complejo que requiere de una fabricación prácticamente artesanal de las 200 farolas que se instalarán en las fachadas. Estas lámparas se están confeccionado en un taller de forja de Albarracín inspirándose en los modelos más antiguos del alumbrado del municipio. Posteriormente, se trasladan a Cataluña para su pintado al fuego y, finalmente, se envían a Murcia, donde la empresa adjudicataria, Electromur, tiene su sede central, para el montaje completo de los focos.

Policarbonato

El exterior de la farolas es de policarbonato porque, según explicó el alcalde, este material posibilita un tintado degradado, con un tratamiento específico que evita los deslumbramientos. Las bombillas de bajo consumo, leds, suelen ofrecer una luz extremadamente blanca que se corrige con el proceso al que se somete el policarbonato, un procedimiento que, a juicio de Martín, imprime una «mayor calidez al alumbrado, ademas de ofrecer más resistencia». «Están elaboradas para soportar el vandalismo», manifestó.

El proyecto del nuevo alumbrado de Albarracín ha supuesto una inversión de 301.000 euros e incluye la instalación de 200 farolas y puntos de luz en las calles. La actuación plantea, asimismo, la colocación de elementos nuevos de iluminación en la zona de aparcamiento, además de puntos instalados a ras del suelo para indicar obstáculos.

El gerente de la Fundación Santa María –cuyo centro de restauración se encarga de la obra civil–, Antonio Jiménez, manifestó que tal y como se desarrollan los trabajos, la mitad del Casco Antiguo de la localidad dispondrá de nuevas farolas antes del verano. Explicó que la obra civil, que consiste en la apertura de zanjas para la instalación del cableado y su posterior cerramiento, requiere un procedimiento extremadamente cuidadoso para evitar dañar el pavimento empedrado característico de la localidad.

Etiquetas