Teruel
Suscríbete

Circulación

La carretera de Madrid, que iba a convertirse en autovía, se deteriora por falta de mantenimiento

El Ministerio de Fomento ha encargado un proyecto de mejora del firme de la N-211, pero no concreta plazos.

El firme de la N-211 en el cruce de entrada a Pozuel del Campo ?en la foto? está muy estropeado.
La carretera de Madrid, que iba a convertirse en autovía, se deteriora por falta de mantenimiento
HERALDO

Teruel. Cinco años después de que el anterior presidente del Gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, prometiera convertir en autovía la N-211 entre Monreal del Campo y Alcolea del Pinar (Guadalajara), este tramo de carretera de 112 kilómetros de longitud no solo sigue siendo una vía convencional, sino que el firme se deteriora por falta de mantenimiento.

Si bien en la parte de Guadalajara se ha comenzado a mejorar la carretera actuando en tramos discontinuos, no ocurre lo mismo en la veintena de kilómetros turolenses, donde la capa superior de rodadura está tan agrietada y desgastada que en muchos puntos deja aflorar el asfalto que está debajo.

La última vez que en el tramo turolense se extendió una lechada asfáltica fue hace 10 años. El objetivo de esta intervención era dar más adherencia al firme, impermeabilizarlo y conseguir una mayor durabilidad de la calzada. Desde entonces, esa capa de rodadura no se ha renovado, a pesar de que la vida útil de este tipo de aplicaciones oscila entre los seis y los ocho años.

Desde el Ministerio de Fomento indicaron ayer que ya se está redactando un proyecto de rehabilitación del firme desde el límite de la provincia de Guadalajara hasta Monreal del Campo, pero no concretaron plazos para iniciar las obras.

La N-211 es la carretera más utilizada por los turolenses para ir a Madrid. Otra alternativa es tomar la N-330 por Cuenca, pero este recorrido –pendiente también desde hace años de convertirse en autovía con la prolongación de la A-40– es unos 20 kilómetros más largo además de tener más curvas y menos tramos de autovía.

La importancia de esta infraestructura de comunicación es aún mayor si se tiene en cuenta que Teruel es la única capital de provincia sin tren a Madrid. Así, la N-211 está considerada la salida natural de Teruel hacia el centro neurálgico del país y es usada como tal tanto por los coches particulares como por los transportistas y los autobuses de línea regular. También la población de Guadalajara recurre a esta carretera para salir a la Autovía Mudéjar o A-23 y bajar a Valencia.

«No hay dinero»

El alcalde de Monreal del Campo, Pedro Castellano, atribuyó la falta de mantenimiento de la carretera a que «no hay dinero». Aunque se mostró contento por el hecho de que Fomento haya encargado a un gabinete técnico la elaboración de un proyecto de mejora de la N-211 en el tramo turolense, advirtió de que «aún pasará mucho tiempo hasta que las obras se realicen».

Castellano resaltó que entre el tramo de carretera de Guadalajara y el turolense «hay una diferencia considerable». «El firme de la parte de Teruel lleva puesto muchos años y hace falta un arreglo», denunció. El alcalde de Monreal del Campo recordó que cuando hace 10 años se acometió la última mejora de esta vía, «se evitaron muchos accidentes, porque la carretera dejó de ser resbaladiza cada vez que llovía un poco».

Fue en febrero de 2008 cuando Zapatero prometió transformar en autovía la N-211. Aunque llegó a iniciarse el estudio informativo, el proyecto está parado desde entonces sin que se sepa todavía el trazado definitivo. El coste aproximado de la nueva autovía ascendía en esos momentos a 518 millones de euros. Su puesta en marcha evitaría también el paso de tráfico pesado por el casco urbano de Monreal del Campo.

Etiquetas