Teruel
Suscríbete

Fiestas de Teruel

La puesta del pañuelo al Torico dispara la fiesta

El tradicional acto en la plaza del Torico sirve de pistoletazo de salida de un intenso fin de semana.

Todo listo para la colocación del pañuelo al Torico
La puesta del pañuelo al Torico dispara la fiesta
EKIX/TWITTER

 Con una plaza abarrotada, la puesta del pañuelo al Torico ha servido esta tarde para disparar las fiestas de la Vaquilla. Miles de personas se han concentrado a primera hora de la tarde para disfrutar del tradicional acto de la colocación del pañuelo. 

El toque del campanico, en el balcón del Ayuntamiento, y la colocación de pañuelo han marcado este sábado este sábado por la tarde el pistoletazo de salida de un intenso fin de semana.

Miles de personas han celebrado la 'Puesta d0el Pañuelico', que este año ha corrido a cargo de dos representantes de la peña El Disfrute, David Degracia y Javier Esteban, y que da comienzo a las fiestas de La Vaquilla en la capital turolense.

"¡Turolenses, la Vaquilla es vuestra! ¡Que suene el Campanico!", ha gritado desde el balcón del Ayuntamiento el alcalde de Teruel, Manuel Blasco, quien, junto con el Vaquillero del Año, Francisco Muñoz, han hecho sonar el tradicional Campanico provocando que se desatase la euforia en la plaza de la Catedral.

Bajo el balcón del Ayuntamiento, peñas y charangas esperaban el ansiado momento de ver cómo los representantes de la peña El Disfrute corrían hacía la plaza con el pañuelo rojo que estos días lucirá el Torico desde lo alto de su columna.

David Degracia y Javier Esteban, los responsables de vestir de rojo al símbolo de la ciudad, se han aupado por la columna y han colocado el Pañuelico.

Por otra parte, durante la mañana, se han celebrado en el Ayuntamiento de Teruel, la salve al Ángel Custodio, el homenaje al Vaquillero del Año, Francisco Muñoz, y la subasta de palcos de la plaza de toros.

Además, aunque las fiestas tenían su comienzo oficial este sábado, el virnes las peñas y las barrasa tuvieron una noche de calentamiento previa.

Y es que Teruel no tiene puertas estos días. Todo está abierto para el visitante que se sume a la fiesta, que solo tendrá que buscar un lugar para dormir -si es que lo necesita- y comer a mediodía. "Quien se arrime a la charanga será uno más y hasta podrá beber gratis en los 'remojones' -descansos en los bares durante el interminable pasacalles- y cenar en las peñas con todos los socios", aclara Rodríguez.

La ciudad es un auténtico parque gratuito de atracciones musicales en directo en el que la oferta, muy variada, va desde lo más rockero de Benito Kamelas al más puro estilo folk de la Orquesta Palancia.

Etiquetas