Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

ORDENANZA MUNICIPAL

El Ayuntamiento de la capital aplica mano dura en el control de las terrazas de bares

En menos de dos semanas, desmantela un cerramiento y obliga a retirar los veladores de otros tres locales.

Eva y María Luisa, propietarias del bar al que el Ayuntamiento ha levantado la terraza.
El Ayuntamiento de la capital aplica mano dura en el control de las terrazas de bares
BYKO FOTO/ANTONIO GARCíA

La aplicación de la ordenanza de las terrazas de bar hasta sus últimas consecuencias en Teruel ha convertido al sector hostelero en un auténtico avispero, sobre todo a raíz del desmantelamiento de 4 de estas instalaciones en menos de 2 semanas. Tres terrazas fueron retiradas de la plaza del Torico y la avenida de Sagunto por sus propietarios a instancias del Ayuntamiento. Sin embargo, la actuación más drástica se tomó el pasado martes, cuando el personal municipal levantó arropado por la Policía Local el cerramiento de una terraza de la calle Soria porque excedía las dimensiones autorizadas y no se ajustaba a las características previstas en la normativa local.

La propietaria de este último establecimiento, Eva Choclán, amenazó con denunciar todas las terrazas que incumplan la legislación, una condición que, a su juicio, es generalizada. Se conformó, no obstante, con denunciar al establecimiento de la acera de enfrente, que, a su vez, la había denunciado a ella.

La patronal hostelera reclama por su parte una nueva ordenanza más viable y adaptada a la situación actual mientras que las asociaciones de vecinos se felicitan de que el Consistorio haga cumplir, después de muchos años de quejas vecinales, su propia normativa.

El Ayuntamiento advierte de que no desistirá en su voluntad de hacer respetar la actual ordenanza, aunque mantiene contactos con todos los sectores implicados para su actualización. De hecho, ha comunicado al hostelero propietario de la terraza situada enfrente de la que acaba de ser desmantelada que si la próxima semana no adapta el cerramiento que cubre sus veladores a la normativa se procederá también a su levantamiento. El concejal de Urbanismo, Jesús Fuertes, señala, no obstante, que el industrial ha manifestado su disposición a cumplir el requerimiento.

En total, más de veinte hosteleros han sido apercibidos tras el verano de que no cumplen la legislación y pueden ser sancionados si no ajustan sus instalaciones a las ordenanzas. En la mayoría de los casos se trata de establecimientos que han agotado el plazo de autorización, limitado al periodo veraniego. El concejal delegado de la Policía Local, José Miguel Hernando, advierte de que no puede haber "agravios comparativos" entre empresarios y todos deben cumplir la normativa, que, entre otras cuestiones, prohíbe anclar elementos al suelo, los cerramientos, guardar el mobiliario en la calle o utilizar equipos de calefacción y sonido. Hernando aclara, no obstante, que antes de desmantelar instalaciones los empresarios son apercibidos y se les da un plazo para que se ajusten a la legislación, además no se han ordenado desmantelamientos hasta terminar la temporada estival.

Para Hernando, el principal responsable político del conflicto es "el anterior equipo de gobierno, que permitió el montaje de terrazas a sabiendas de que incumplían la legalidad". La veintena de actas de infracción se reparten por toda la ciudad y responden a distintos problemas.

Una oferta que prolifera

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios Turísticos, Fernando Cánovas, dice que la ordenanza "no se adapta a los tiempos actuales, sobre todo por la entrada en vigor de la ley antitabaco y la proliferación de esta oferta hostelera en Teruel". De las 60 terrazas de 2010 se ha pasado este año a 80, de las cuales 28 son permanentes y el resto estaban autorizadas hasta el 15 de octubre.

Cánovas reconoce que el ambiente está "muy enrarecido" entre los hosteleros, aunque confía en que el cruce de denuncias que ha habido en la calle Soria se quede en un "hecho aislado". Aboga, además, por "apaciguar ánimos" y "meter prisa al Ayuntamiento" para la revisión de la normativa. La asociación ha enviado a sus socios una carta en la que se les invita a presentar las propuestas que consideren oportunas de cara a la negociación de la nueva regulación. Si los planes del concejal de Urbanismo se cumplen, la revisión podría aprobarse el próximo febrero.

Los vecinos apoyan el cumplimiento de la actual normativa. El presidente de la Asociación de Vecinos del Ensanche -uno de los barrios más problemáticos-, Juan José Villalba, felicita al Consistorio por poner freno a los abusos hosteleros. Sin embargo, critica que las medidas contundentes "hayan llegado tras una denuncia por competencia comercial mientras no han tenido efecto las protestas vecinales durante años".

Etiquetas