Teruel
Suscríbete

INAUGURACIÓN OFICIAL

Los vecinos del barrio de San Julián se echaron a la calle para estrenar su ascensor

La nueva construcción, puesta en servicio este lunes, salva un desnivel de 36 metros en menos de un minuto.

Los vecinos contemplaron las vistas desde la torre
Los vecinos del barrio de San Julián se echaron a la calle para estrenar su ascensor
JORGE ESCUDERO

El barrio de San Julián de Teruel vivió este lunes una jornada histórica. El ascensor que permitirá a los vecinos desplazarse hasta el Centro Histórico sin dificultades se puso en marcha a las ocho de la tarde, poco antes del crepúsculo y de que se encendieran los más de setenta fluorescentes que iluminan la torre que alberga dos elevadores. Con este proyecto se cumple una vieja reinvindicación del barrio turolense, cuyos vecinos han venido demandando la infraestructura desde hace más de treinta años.

'Atalaya', como así se ha denominado a la construcción inspirada en las torres mudéjares, se ha concebido para salvar un desnivel de 36 metros y es capaz de comunicar ambos barrios en 23 segundos. Con 40 metros de altura, se ha convertido en el edificio de más altura de la capital.

En el pequeño parque que se ha habilitado para acceder a la torre se concentraron este lunes las principales autoridades de la ciudad y un numeroso grupo de vecinos, que no quisieron perderse la oportunidad de estrenar la infraestructura. "Esto es muy bueno para todos los vecinos del barrio, no solo para los que tenemos problemas de movilidad", indicaba Vicente Pérez, un anciano que figuró entre los primeros que accedieron a la infraestructura. "Lástima que el ascensor no llegue a Madrid", bromeó a continuación.

Dentro de una estructura de mil metros cuadrados de acero corten, decorada con una celosía que recuerda la estética musulmana, los dos elevadores subieron y bajaron durante más de tres horas, permitiendo divisar unas insólitas panorámicas de la zona de los Monotes. Las puertas y el fondo transparente de las cabinas han sido diseñados para aligerar el recinto. Una vez se alcanza la pasarela que, ya en lo alto, conecta con la explanada de la estación de autobuses, las vistas "impresionan", como señaló Amadeo Rodrigo, uno de los vecinos. "Se ve todo el casco urbano de San Julián", añadió.

Domingo Sánchez, arquitecto que junto con Joaquín Andrés ha diseñado la obra, señalaba que la 'Atalaya' cumple en este sentido una doble función: "Es una torre desde la que se ve, pero también es vista desde una buena parte de la ciudad, sobre todo desde la Vía Perimetral".

Ya de noche, la torre mostró su esencia más profunda. La iluminación reforzó su evocación mudéjar, con dos tonalidades sutiles. "Con un colorido más frío, hemos querido dar a la pasarela una imagen etérea, mientras que hemos jugado con la calidez en la torre, que se intensificará cuando, con el paso del tiempo, el acero corten adquiera un tono más rojizo", explicaba el arquitecto.

Infraestructura resistente

Tanto los elevadores como la torre que los envuelve han sido diseñados con materiales muy resistentes y de fácil limpieza. Pese a ello, desde la Asociación de Vecinos de San Julián -principal impulsora de esta infraestructura- se reclama una intensificación de las medidas de seguridad.

"El ascensor estará cerrado por la noche -señalaba el presidente de la Asociación de Vecinos, Pepe Polo-, pero una de nuestras demandas es la instalación de cámaras de vigilancia en el entorno para evitar hechos vandálicos". El alcalde de Teruel, Manuel Blasco, manifestó, no obstante, que por el momento no se contemplan estos sistemas. "Incrementaremos la vigilancia policial", se limitó a señalar.

Para Blasco, los importante es "que poco a poco se vayan superando proyectos", y agregó que con el ascensor se salva un gran obstáculo para un barrio que "a pesar de estar pegado al Centro Histórico, ha estado tan lejos de él".

Etiquetas