Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

OBRAS

La reparación de un puente corta un carril del acceso a la autovía 4 meses

Las obras, que cuestan un millón de euros, avanzan despacio por el fríoLa humedad ha dañado los pilares del viaducto, de 1960.

Fomento está reforzando los pilares del puente de la Fuentecerrada, en la foto.
La reparación de un puente corta un carril del acceso a la autovía 4 meses
ANTONIO GARCíA

Las obras de reparación del puente de la Fuentecerrada, sobre el que discurre el tramo de la Nacional 234 (Sagunto-Burgos) que da acceso a la autovía Mudéjar en dirección a Valencia, han obligado a cortar al tráfico uno de sus tres carriles desde el pasado 10 de enero. La medida continuará hasta el mes de abril, fecha en la que se espera que hayan finalizado los trabajos.

El corte afectará a un carril más dentro de unas semanas, cuando los operarios empiecen a inyectar hormigón en el pilar del puente que presenta mayor deterioro. Aunque el tráfico seguirá pasando por la carretera, lo hará con mucha más lentitud al haberse reducido a la tercera parte el espacio en la calzada y tener que circular alternativamente los vehículos en uno y otro sentido.

Si bien los trabajos se desarrollan en la parte inferior del puente, Fomento ha decidido cerrar los dos carriles en sentido Valencia porque son los que se sitúan justo encima de la parte del pilar más afectada y, por tanto, están también sobre las obras de consolidación que se llevan a cabo. Además, son los que soportan más peso. Uno de ellos, el carril para vehículos lentos, es el que utilizan los trailers para salir a la autovía.

 

Desgaste por el agua

El puente de la Fuentecerrada, que salva una rambla, se encuentra en un punto muy bajo de un valle, lo que ha hecho que el agua confluya en esa zona y descarne poco a poco los pilares del viaducto, construido en los años sesenta del siglo pasado. Al desgaste contribuye igualmente el hecho de que en su fabricación no se emplearon sillares sino bloques de piedra irregulares que recubren un relleno de materiales blandos.

Los problemas en los pilares del puente fueron detectados hace ya dos años. En aquella ocasión se realizó una pequeña intervención que resultó ser insuficiente, por lo que ha habido que poner en marcha un segundo proyecto de reparación. Las obras que se realizan actualmente, y que tienen carácter de urgencia, costarán al Ministerio de Fomento un millón de euros.

Fuentes oficiales señalaron que el deterioro de los pilares iba en aumento en los últimos meses y que, de no haberse iniciado su reparación ahora, el problema podría haber adquirido mayores dimensiones, afectando quizá a la estructura de la construcción.

Las obras avanzan con lentitud debido a las bajas temperaturas que viene registrando la capital turolense en las últimas semanas, una circunstancia que impide llevar a cabo, entre otras tareas, las inyecciones de hormigón. Aunque el tiempo mejora, se siguen registrando temperaturas bajo cero a diario hasta bien entrada la mañana. La semana pasada se alcanzaron temperaturas inferiores a los diez grados bajo cero práctimente todas las madrugadas.

 

Estufas

Las mismas fuentes oficiales señalaron que, para no tener que interrumpir totalmente los trabajos por el frío, los operarios se sirven a menudo de estufas que calientan en lo posible los materiales y la maquinaria necesarios para seguir con las obras.

Aunque es solo un pilar el que presenta un estado más preocupante, el proyecto de obra incluye un tratamiento de consolidación para el resto de la construcción, con el fin de frenar y prevenir el debilitamiento de los otros elementos del puente.

Etiquetas