Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

CUENTAS MUNICIPALES

La deuda con proveedores y bancos suma 60 millones mientras los ingresos se desploman

El impuesto de construcción solo recauda en 2010 el 20% de lo previsto. Blasco quiere acortar de 7 a 4 meses el pago de servicios.

La deuda con proveedores y bancos suma 60 millones mientras los ingresos se desploman
La deuda con proveedores y bancos suma 60 millones mientras los ingresos se desploman
ANTONIO GARCíA

El alcalde de Teruel, Manuel Blasco, del PP, anunció ayer "dos o tres años de ajuste duro" para afrontar la precaria situación financiera del Ayuntamiento de Teruel, que debe 60 millones de euros entre los 46 millones de préstamos bancarios, 13 adeudados a proveedores y un millón correspondiente a una operación de tesorería -un crédito a corto plazo-. La concejala de Hacienda y segunda teniente de alcalde, Emma Buj, advirtió de que con esta deuda, que supone 1.715 euros por habitante, el ayuntamiento "estaría ya en suspensión de pagos si fuera una empresa".

Manuel Blasco y Emma Buj ofrecieron una rueda de prensa para informar de la pésima situación financiera municipal. Señalaron que, mientras los gastos se disparan al alza, los ingresos lo hacen a la baja y la consecuencia es "un agujero tremendo" en las arcas municipales. Buj indicó que los ingresos por el Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), uno de los más productivos, se quedarán en un 20% de lo previsto. Frente a los 3 millones de euros presupuestados para todo el año, la recaudación ronda los 600.000 euros. Por el contrario, los gastos en calefacción, combustibles o electricidad superarán ya en un 50% las partidas presupuestadas para 2010.

El alcalde achacó la grave situación financiera del Consistorio a la "irresponsabilidad" de los gobiernos municipales "durante los últimos veinte años", al prestar al ciudadano servicios por debajo del coste real -puso como ejemplo las instalaciones deportivas, que generarán un déficit de 600.000 euros en 2010-, no subir los impuestos de acuerdo a la inflación y una mala gestión del patrimonio municipal del suelo. Entre las causas de la precariedad económica que atenaza al Ayuntamiento, resaltó la asunción de competencias que no le corresponden, como las educativas, de bienestar social o deportes.

Aseguró que el Ayuntamiento cumplirá con sus compromisos de pago, pero a costa de "apretarse el cinturón". Entre las medidas que adelantó para sanear las finanzas municipales, figuran subidas impositivas por encima del IPC, venta de solares y recortes en las subvenciones. También apelará al apoyo de otras Administraciones, que, aunque han invertido directamente en la ciudad, "han dejado de colaborar" en la financiación municipal.

Los párquines, más caros

Otras medidas recaudatorias previstas son la venta de las plazas de rotación del parquin de San Martín y la subida de las tarifas de los aparcamientos municipales, que están "entre las más baratas de España". A juicio de Blasco, la ciudad ha vivido "por encima de sus posibilidades recurriendo al crédito, pero así no se puede seguir".

El alcalde, aunque descartó los despidos de personal, señaló que las plazas que queden vacantes por cualquier causa podrían amortizarse si no son imprescindibles. En su opinión, existen áreas como la Gerencia con plantillas sobredimensionadas porque responden a periodos de mucha actividad edificatoria, que ahora se ha detenido.

Manuel Blasco reiteró que la principal preocupación del Ayuntamiento es agilizar el pago a sus proveedores, que actualmente cobran con siete meses de retraso. Anunció que a principios de 2011 el Consistorio firmará una operación de tesorería para acortar la demora y con el objetivo de que, en mayo de 2011, los pagos se puedan hacer en 3 o 4 meses. Blasco recordó que, entre otras consecuencias, la morosidad del Ayuntamiento estuvo a punto de abortar el encendido del alumbrado navideño el pasado día 2 por los impagos a Endesa.

Presupuestos realistas

Emma Buj adelantó que, tras las fiestas de Navidad, el PP presentará el borrador del presupuesto de 2011, que, entre otros ajustes, recortará el gasto corriente en un 20%. El alcalde anunció que el área de bienestar social no sufrirá mermas. Reconoció además que el capítulo de personal y el de gastos de mantenimiento apenas podrán reducirse por lo que auguró recortes drásticos en las subvenciones a fiestas, asociaciones y actividades hasta ahorrar unos 500.000 euros. Buj resaltó que, en contra de la práctica seguida en los últimos años, los presupuestos serán "realistas y no hincharán los ingresos".

Etiquetas