Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TRADICIÓN

Pasarela de moda medieval en Teruel

La Fundación Bodas de Isabel prepara una nueva edición de la fiesta de los Amantes y la indumentaria es importante.

El traje y la capa que Isabel, diseñados por la joven Ethel Gareta
Pasarela de moda medieval en Teruel
ANTONIO GARCíA

Las últimas tendencias en moda del siglo XIII podrán conocerse en enero del año próximo. Será entonces cuando la Fundación Bodas de Isabel, a pocos días de una nueva edición de la multitudinaria fiesta de los Amantes de Teruel, haga público el fallo del concurso de trajes medievales que acaba de convocar.

A buen seguro, varios aspirantes al premio -1.000 euros-, profesionales de la costura o aficionados que se sienten atraídos por la magia de la leyenda medieval, ya están enhebrando sus agujas para confeccionar el modelo más acorde con la indumentaria que se usó en la Península hace algo más de siete siglos.

Este año fueron 20 los concursantes. Llegaron de Galicia, de la Comunidad Valenciana, de distintos puntos de Aragón y de Portugal, ganando en número a los de la capital turolense, lo que demuestra, en opinión de la responsable de Producción de las Bodas de Isabel, Encarna Catalán, "el enorme interés que despierta esta fiesta fuera de la ciudad".

El premio fue para una joven de La Puebla de Híjar, Ethel Gareta, que diseñó un vestido de mujer inspirado en las Cántigas de Alfonso X el Sabio con el que se vistió al personaje de Isabel de Segura el día de su boda con Pedro de Azagra.

Ayer, Ethel Gareta todavía se emocionaba al recordar la experiencia. "Estuve bordando a mano el vestido durante varias noches hasta la madrugada, pero al ver mi traje en la representación, se me olvidó todo el esfuerzo que había hecho y me sentí muy orgullosa", dijo.

Aquel premio hizo que Gareta se reafirmara en su deseo de dedicarse al diseño de ropa. Ahora, compagina su trabajo en una asesoría de imagen con sus estudios de patronaje en un instituto de Zaragoza. No resultó sencillo. Investigó en los libros acerca de la indumentaria medieval y buscó las telas más apropiadas visitando para ello hasta las tapicerías, donde, por cierto, encontró la que buscaba.

En esta nueva edición del concurso -la quinta- el traje puede ser de dama o de caballero y corresponder a cualquier condición social o religión de las que existieron durante la Edad Media. Encarna Catalán explica que se buscan trajes elaborados con medios rústicos o artesanos, para revivir con total fidelidad la forma de vestir que imperó en aquella época. Toda la información, en www.bodasdeisabel.com.

El concurso de trajes atrae a participantes de distintas comunidades y de Portugal

Etiquetas