Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

IMPUESTOS Y TASAS MUNICIPALES

La crisis institucional y económica obliga a aprobar los tributos en un pleno de urgencia

El PSOE dice no renunciar a la alcaldía pero sigue sin mover ficha, y Blasco (PP) se perfila como sustituto de Ferrer.

La alcaldesa accidental, Lucía Gómez -en el centro-, con los portavoces de los grupos municipales.
La crisis institucional y económica obliga a aprobar los tributos en un pleno de urgencia
A. GARCíA

La premura de tiempo y la provisionalidad en la que se encuentra el Ayuntamiento de Teruel tras la dimisión del anterior alcalde, Miguel Ferrer, y la renuncia a sus concejalías de dos ediles del PAR obligan a aprobar la revisión de los impuestos y tasas municipales para 2011 en un pleno extraordinario convocado a toda prisa para mañana, día 12, y sin apenas debate en comisión informativa. Los grupos de la oposición -PP y CHA- renuncian a modificar la propuesta de ordenanzas fiscales presentada por el equipo de gobierno PSOE-PAR y, al igual que ocurrió en comisión informativa, votarán a favor.

La alcaldesa en funciones, la socialista Lucía Gómez, agradeció la actitud de la oposición, que propiciará la aprobación de los impuestos el viernes, último día posible para que las nuevas tarifas puedan entrar en vigor el 1 de enero. De acuerdo con el dictamen de la comisión informativa, los impuestos subirán el 1,8% -equivalente a la inflación acumulada de agosto de 2009 al mismo mes de 2010- y las tasas, el 4,9%.

Como consecuencia del descalabro para la gestión municipal derivado de la renuncia de Ferrer a la alcaldía -aunque sigue de concejal- y de Luis Muñoz y Carmen Alonso a sus concejalías, las tasas que dependen de la Gerencia de Urbanismo, como las licencias de obras o por instalación de terrazas, no podrán actualizarse de momento. Según indicó una fuente municipal, el Consejo de la Gerencia de Urbanismo, que debería aprobarlas, no puede convocarse porque su presidente es Ferrer y su vicepresidente, Muñoz.

Los portavoces del PP y de la CHA, Emma Buj y Paco Martín, respectivamente, anunciaron que "por responsabilidad" apoyarán la revisión impositiva propuesta por el equipo de gobierno. De prolongar el debate y las negociaciones durante un mínimo de cuatro comisiones informativas, como ocurría habitualmente, las nuevas tarifas no podrían aplicarse desde enero, con el consiguiente varapalo para las arcas municipales, ya en situación precaria por la abultada deuda acumulada.

Buj explicó que el equipo de gobierno presentó la propuesta de revisión de impuestos "al límite del tiempo" y hubo que aprobarlas en comisión informativa por la vía rápida en dos sesiones relámpago. La concejala se mostró dispuesta a colaborar "para que el Ayuntamiento no se pare en un tema tan importante como este". La portavoz del PP apuntó que la situación financiera del Ayuntamiento se ha deteriorado últimamente por la obligación de devolver al Estado 2,2 millones de euros por los anticipos recibidos con cargo a ingresos tributarios que no se han producido en 2008 y 2009.

Mientras los grupos municipales arriman el hombro para salir del atolladero en el que está el Ayuntamiento, el proceso para relevar a Miguel Ferrer, que culminará el día 17 con la elección del nuevo alcalde, sigue adelante.

El secretario general del PSOE de Teruel, Vicente Guillén, anunció que su partido intentará articular una mayoría absoluta para evitar que el alcalde sea el cabeza de la lista más votada, el popular Manuel Blasco. Sin embargo, el PSOE todavía no ha mantenido ningún contacto con el grupo municipal de CHA, cuyo voto es imprescindible para sumar la mayoría absoluta del pleno.

Ni siquiera la candidata a la alcaldía por el PSOE, la actual alcaldesa accidental, ha recibido ninguna información al respecto de la dirección de su partido. Lucía Gómez reconoció, no obstante, que optará a la alcaldía si se lo pide su partido. La cabeza de lista socialista consideró descabellada la insinuación lanzada por Vicente Guillén de que el PP pudo alentar a Miguel Ferrer a abandonar el PAR. A pesar de la polémica acusación -desmentida por los implicados-, el secretario general del PSOE aragonés, Marcelino Iglesias, avaló al dirigente socialista turolense y adelantó que su partido no cuenta con el voto de Ferrer para configurar una mayoría que impida al PP hacerse con la alcaldía, una opción más que probable.

Etiquetas