Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

ALIMENTACIÓN

La empresa Espuña proyecta secar todos sus jamones en el polígono de Mezquita de Jarque

El proyecto de la industria cárnica sigue adelante, aunque está a la espera de que mejore la situación del mercado.

Planta de Utrillas.
La empresa Espuña proyecta secar todos sus jamones en el polígono de Mezquita de Jarque
HERALDO

La empresa cárnica Espuña proyecta llevar a cabo todo el proceso de secado de sus jamones en la planta que estudia instalar en la localidad turolense de Mezquita de Jarque. Fuentes de la industria catalana informaron de que el proyecto que plantean en este municipio consistirá en la construcción de una fábrica de salazón y secadero de perniles, que se acondionará pensando en su homologación para la venta de productos a los países "con las normativas sanitarias más exigentes del mundo". De hecho, la firma Espuña ha realizado una importante apuesta por la exportación, con un 26% de sus ventas actuales fuera de España y unas previsiones que apuntan a incrementar este porcentaje.

Las mismas fuentes señalaron que cuando este proyecto se materialice, "todo el proceso de elaboración de jamón curado de Espuña se llevará a cabo en la provincia de Teruel".

A pesar del bloqueo que parece sufrir la iniciativa, desde Espuña aseguraron que el proyecto sigue adelante. Reconocieron el retraso e indicaron que la situación de la economía actual, con un descenso de consumo, "nos hace ser tremendamente prudentes con una inversión como esta, que necesita de largos periodos de amortización".

La planta de Mezquita de Jarque supondría un presupuesto que rondaría los 6 millones de euros. Sería la segunda inversión que lleva a cabo la empresa catalana en la provincia de Teruel, después de la puesta en marcha en 2005 de una fábrica de loncheado y de deshuesado en Utrillas.

En el Ayuntamiento de Mezquita de Jarque confían en que el proyecto no se olvide. De hecho, está a punto de acabar la habilitación de un polígono industrial de 88.000 metros cuadrados, cuyo objetivo principal es favorecer la implantación de la planta de Espuña, que ocuparía 18.000 metros cuadrados.

El alcalde de Mezquita, Herminio Sancho, sostiene que la urbanización de ese polígono, que ha supuesto una inversión de 1,2 millones de euros, no obedece a "un capricho, sino al convencimiento de que se va a instalar Espuña en el pueblo. Existe un compromiso por parte de la empresa en ese sentido".

El polígono ha podido ser financiado con los fondos aportados al Consistorio en compensación por la instalación en la localidad de la subestación eléctrica que alimentará la línea de Fuendetodos. También han participado en su presupuesto el Plan Míner.

El pueblo de mayor altitud

Herminio Sancho explicó que a Espuña "le gusta mucho este territorio. Mezquita es el pueblo de mayor altitud del entorno y presenta buenas comunicaciones", y agregó que la voluntad de que todo el proceso de elaboración del jamón curado se realice en la provincia de Teruel también dependerá del apoyo que se obtenga por parte del la DGA. "Creemos, no obstante -agregaba el primer edil- que en cuanto se recupere el mercado la planta estará más próxima".

Sancho considera que la fábrica que la empresa catalana planea ubicar en Mezquita de Jarque supondría un beneficio no solo para la localidad sino para toda la provincia. A su juicio, la instalación de este secadero permitiría el reequilibrio territorial de Teruel "y daría estabilidad a la planta de Utrillas".

Entre las previsiones de la empresa cárnica figura la posibilidad de trabajar en un futuro con el jamón de denominación de origen de Teruel.

Uno de los requisitos que demandará Espuña al Ayuntamiento de Mezquita es la financiación de la nave necesaria para la actividad productiva, una infraestructura cuyo coste podría rondar 2,5 millones de euros. Esta es una medida que ya se llevó a la práctica en Utrillas, donde su Ayuntamiento aportó el terreno y construyó la nave de la planta.

Etiquetas