Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

Sube la tensión entre PP y PSOE en Teruel

El PSOE acusa al PP de "haber podido instigar" la situación creada en el Ayuntamiento de Teruel con la marcha del alcalde. Los populares niegan haber tenido contactos con Ferrer.

Rueda de prensa de Vicente Guillén y Pedro Joaquín Simón en Teruel
Críticas entre PP y PSOE tras la marcha de Ferrer
ANTONIO GARCÍA

El secretario provincial del PSOE en Teruel, Vicente Guillén, ha pedido al PP que vote a la candidata socialista a la Alcaldía de la capital, Lucía Gómez, si es verdad que, como ha dicho el popular Manuel Blasco, sienten que asumir el sillón de alcalde sería como "comerse un marrón".

Guillén ha convocado una rueda de prensa para dar a conocer la postura del PSOE ante la situación que vive el consistorio de la capital turolense después de la dimisión del alcalde, el aragonesista Miguel Ferrer, quien sin embargo no ha renunciado a su acta de concejal.

Para Guillén, el propio Partido Popular ha podido "instigar y alentar" la actitud de Ferrer, después de que algunos medios hayan publicado, ha recordado el secretario provincial de los socialistas, que Blasco y Ferrer tuvieron una reunión previa al anuncio de la renuncia del ex alcalde.

La presidenta del PP en Teruel, Carmen Pobo, por su parte, ha negado estas acusaciones y ha considerado que es "impresentable" que Guillén, con su trayectoria política, haya recurrido a esta estrategia.

"Piensa el ladrón que todos son de su condición", ha dicho Pobo, quien ha desmentido "rotundamente" a Guillén, a quien ha advertido que esto va a influir en su credibilidad "como político y como persona".

Pero Guillén ha insistido en que Blasco -cabeza de lista en las pasadas elecciones del PP, que fue la formación más votada- "no puede asumir la alcaldía forzado" y por eso Guillén le ha instado a que no juegue "al victimismo" y que si no quiere, no es necesario "que se coma el marrón".

Si no hay una mayoría absoluta, para la que se requieren once concejales (el PP tiene ocho, el PSOE siete, cuatro el PAR, y dos tiene CHA), la ley establece que el alcalde será quien encabece la lista más votada, pero si el PP no quiere asumirla, Guillén está dispuesto a aceptar sus votos para que sea Lucía Gómez la próxima alcaldesa de Teruel, hasta las elecciones de mayo de 2011.

"Este es el reto que lanza el PSOE al PP: tendrá la alcaldía porque lo dice la ley, pero si considera que es comerse un marrón, el PSOE está dispuesto a hacerse cargo del Ayuntamiento", ha insistido Guillén, quien sin embargo ha reconocido que esta opción va a ser difícil, porque Blasco ya ha dicho que no va a apoyar a un candidato del PSOE y los socialistas no están dispuestos a aceptar "el voto de un tránsfuga", en referencia al propio Ferrer.

Dada la composición del consistorio, es "muy difícil" entonces que en torno al PSOE se configure una mayoría de once concejales, ha reconocido Guillén.

Con su propuesta, ha añadido, el PSOE ofrece "colaboración, estabilidad, gobernabilidad y el esfuerzo de todos sus concejales de aquí al final de la Legislatura".

Pobo, por su parte, ha recordado que el PP, desde el primer momento en el que se desató la crisis, ha dicho que estaba dispuesto a hacer "lo que le toque", pero también ha manifestado que "hay que dejar paso a quien ha generado la crisis", es decir, el equipo de gobierno PSOE-PAR.

Si los siete concejales del PSOE y los tres con los que se ha quedado el grupo del PAR tras la marcha de Ferrer son "incapaces" de conformar una nueva mayoría, "el PP estará dispuesto a asumir la Alcaldía "con toda la fuerza" para "trabajar por los ciudadanos de Teruel".

Pero ahora la pelota no está en el tejado del PP, ha dicho, aunque también ha apuntado que en momentos como éste es cuando los políticos demuestran su calidad, como están haciendo a su juicio los populares.

 

Etiquetas