Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

crisis en el ayuntamiento de teruel

Ferrer arrastra a 15 alcaldes fuera del PAR

El alcalde de Teruel dice que el presidente aragonesista "no está legitimado" para exigirle que deje el Consistorio y las Cortes.El grupo disidente deja las puertas abiertas a pasarse en bloque a otra formación.

Ferrer, durante la rueda de prensa en Teruel
Ferrer arrastra a 15 alcaldes fuera del PAR
JAVIER ESCRICHE

El alcalde de Teruel y diputado en las Cortes de Aragón, Miguel Ferrer, arrastra a otros 38 cargos públicos y orgánicos en su abandono del PAR. La decisión, anunciada ayer en una rueda de prensa celebrada en un conocido hotel de la capital turolense, escenificó la ruptura con la formación aragonesista de 16 alcaldes, además de consejeros comarcales, dirigentes locales y comarcales del partido y un diputado provincial. En su práctica totalidad, los disidentes proceden de las comarcas de Teruel y Cuencas Mineras, dos áreas donde la estructura del PAR queda muy tocada.

Miguel Ferrer descartó de plano dimitir cono edil y diputado como le exigió ayer el presidente del PAR y vicepresidente del Gobierno aragonés, José Ángel Biel. Aunque Ferrer se mostró dispuesto a continuar en la Alcaldía con el apoyo de los 11 concejales que forman el equipo de gobierno PAR-PSOE como si no hubiera pasado nada, también admitió que, si se configura una mayoría absoluta alternativa, abandonará sin necesidad de que se formalice una moción de censura.

Miguel Ferrer negó haber mantenido contactos para presentarse en las elecciones locales de 2011 con otro partido, pero no cerró esta posibilidad. "No descarto nada, pero tampoco lo contemplo", sentenció, en línea con la postura del resto de los cargos paristas que le secundan. Ferrer recalcó que ni él ni sus partidarios están buscando "acomodo" en otras formaciones. Sin embargo, los 37 firmantes de la baja en el PAR acordaron actuar conjuntamente sea cual sea la decisión que tomen respecto a los comicios de 2011.

Los alcaldes que confirmaron su abandono del PAR fueron los de Teruel, Villel, Alfambra, Orrios, Villastar, Plou, Blesa, Villanueva del Rebollar, Vivel del Río, Segura de Baños, La Hoz de la Vieja, Jarque de la Val, Huesa del Común, Gargallo, Estercuel y Veguillas de la Sierra, así como el diputado provincial y concejal de Utrillas Joaquín Moreno. El alcalde de Alfambra, Amador Villamón, replicó a Biel que, al igual que sus compañeros, se da de baja de forma libre y consciente. "Nadie nos ha llevado al huerto", afirmó en respuesta a las palabras del presidente del PAR en las que achacaba la capacidad de arrastre de Ferrer a las personas "que no piensan por sí mismas".

Los firmantes de la renuncia advirtieron de que, al acto de ayer, solo se convocó a militantes con cargos públicos u orgánicos, pero consideran que otros muchos afiliados seguirán su camino y otros que comparten su decisión no la tomarán "por miedo a las represalias o a perder el empleo".

Los disidentes del PAR firmaron un manifiesto en el que justifican su marcha por el desgobierno y la ausencia de liderazgo que detectan en el partido. Entre otros motivos, destacaron la falta de directrices de actuación, las luchas internas y la falta de democracia interna evidenciada con la negativa a convocar un congreso nacional. Miguel Ferrer se mostró especialmente dolido con las críticas públicas que ha recibido desde su propio partido "desde el primer momento" y sin que la dirección nacional "cortara" esta actitud.

José Ángel Biel rechazó las acusaciones de desamparo lanzadas por Ferrer y recordó los numerosos cargos por los que ha pasado el alcalde de Teruel durante sus 20 años de militancia, así como las inversiones promovidas desde la DGA para mejorar la ciudad. A su juicio, Ferrer no dice las "verdaderas razones" de su marcha, aunque apuntó que podrían estar relacionadas con la posibilidad de no repetir como alcalde en 2011. De hecho, la dirección mantuvo contactos para buscar un recambio para encabezar la lista para los comicios locales.

Biel, que se mostró muy dolido, pidió a Ferrer que renuncie como alcalde, concejal y diputado porque las actas "las ganan los partidos". Para el presidente, la renuncia debería ser "automática". Una postura diametralmente opuesta a la de Ferrer, que replicó a Biel que "no está legitimado" para decirle lo que tiene que hacer.

Ante la firmeza de Ferrer, la única solución para apartarlo de la Alcaldía pasaría por una moción de censura. Pero esta opción se complica porque, ante la imposibilidad de PAR y PSOE de sumar los 11 ediles precisos, deberían recabar el improbable apoyo del PP o la CHA.

Etiquetas