Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

GRAVE ACCIDENTE LABORAL

Un minero resulta herido en Ariño

El trabajador tuvo que ser operado de urgencia ayer en Zaragoza tras ser arrollado por un dumper.

Un trabajador de la mina Santa María de Ariño sufrió ayer un grave accidente mientras realizaba labores de mantenimiento en la maquinaria pesada. Juan Martínez Usón, de 42 años y natural de la propia localidad, fue arrollado por un dumper y tuvo que ser trasladado a Zaragoza para ser operado de urgencia.

El suceso se produjo a las ocho menos cuarto de la mañana, cuando el operario comprobaba, como es habitual, los niveles y la presión de las ruedas del dumper junto a otro compañero y el conductor del vehículo.

“El trabajador se encontraba detrás de la máquina y le pasó por encima de las piernas, causándole heridas múltiples. Nada más llegar los servicios médicos se le consiguió estabilizar y en ningún momento perdió el conocimiento”, explicó Joaquín Noé, alcalde de Ariño, sobre el accidente.

Los servicios médicos consideraron que la opción más segura era trasladar al herido en helicóptero hasta el hospital de la Mutua de Accidentes de Zaragoza (MAZ), ya que la niebla que cubría el cielo de Teruel hubiera complicado el uso de su dispositivo aéreo.

Una vez en la capital zaragozana, el trabajador fue operado de urgencia de las múltiples fracturas abiertas que sufría en ambas piernas. Tras la intervención, se encontraba estable en la UCI y con pronóstico reservado.

Juan Martínez reside en Andorra con su mujer y su hija y trabaja desde hace años para la empresa Tayser, del grupo Alfonso, subcontrata de la minera SAMCA. En la mina Santa María de Ariño, a cielo abierto, trabajan junto con las subcontratas unas 300 personas y el de ayer ha sido el accidente más grave que se ha producido en sus 40 años de andadura.

Todavía no se han determinado las causas que provocaron el siniestro, pero está previsto que el lunes técnicos de la Jefatura de Minas se acerquen a la explotación carbonífera para esclarecer lo ocurrido.

Los sindicatos están a la espera de lo que en esa visita se determine para hacer valoraciones y, por el momento, tan solo pueden recordar al sector la importancia de la seguridad. “Nos hemos acostumbrado a que por la falta de accidentes graves ir a la mina sea como ir a una oficina, pero no es así. Es un trabajo de riesgo”, señaló Aurelio Rodrigo, secretario comarcal de UGT.

A su parecer, el índice de siniestralidad de las minas de la zona es más bajo que el de las que existen en otras cuencas, pero “las medidas que se toman nunca son suficientes. Hay que incidir en que las empresas potencien la seguridad y también la formación de los trabajadores”, apuntó Rodrigo.

Esta opinión la comparte María Ángeles Manzano, secretaria comarcal de CCOO, para quien “los sindicatos siempre están haciendo todo lo que pueden, pero por desgracia siguen ocurriendo accidentes”. Para Manzano, lo importante es que “las empresas aboguen por la seguridad y la tengan en cuenta al 100%”.

Este es el segundo accidente laboral en las minas de Ariño en 2010. En marzo, un minero falleció en la explotación Sierra de Arcos al ser golpeado en el abdomen por una máquina transportadora.

Etiquetas