Teruel
Suscríbete

APARCAMIENTO

El Óvalo tendrá una fila de estacionamientos de zona azul

El Ayuntamiento admite que el control policial y la grúa no evitan el aparcamiento indebido.

El Ayuntamiento planea habilitar una área de estacionamientos de zona azul -de pago- en el paseo del Óvalo de Teruel con la pretensión de regular el uso abusivo que se hace actualmente de la fila de aparcamientos para carga y descarga. La medida también compensará a la empresa que explota las áreas reguladas mediante parquímetros de la ciudad de las mermas de ingresos que sufrió con la desaparición de los estacionamientos de pago en la cercana calle Joaquín Arnau.

El concejal delegado de Tráfico, el aragonesista Luis Muñoz, explicó que el equipo de gobierno PAR-PSOE planea zonas azules en el Óvalo y la contigua calle de Víctor Pruneda por su proximidad a Joaquín Arnau. Muñoz recordó que el espacio del Óvalo que se destinará a zona azul es usado actualmente para aparcar vehículos, aunque solo en horarios de carga y descarga.

Luis Muñoz admitió, no obstante, que la instalación de parquímetros responde "a la fuerza de los hechos", al constatar que el uso de las zonas de carga y descarga para aparcar es permanente y, además, gratuito. El concejal reconoció que las multas y la retirada de coches por la grúa no disuaden a los automovilistas que aparcan en las plazas destinadas al manejo de mercancías. Muñoz añadió que si no se instalan "obstáculos físicos" el estacionamiento indebido es prácticamente inevitable en el Óvalo. Según el concejal, los aparcamientos de pago respetarán el horario de carga y descarga, darán más utilidad a la zona y regularán su uso.

La concejala de Infraestructuras, la socialista Lucía Gómez, reconoció que con la reintroducción del doble sentido de circulación el Óvalo "se veía venir" que la zona de carga y descarga terminaría usándose permanentemente y de forma abusiva. Gómez señaló que hasta los comerciantes se quejan de que no pueden usar las plazas de carga y descarga cuando las precisan al estar ocupadas cotinuamente por coches mal aparcados. La edil calificó la situación actual de "descontrol absoluto" y consideró que la conversión en zonas azules servirá para regular la situación. Además, la vigilancia correspondería a la empresa gestora de los parquímetros de Teruel. El Óvalo recibió, tras su reforma en 2004 con un proyecto de David Chipperfield, varios premios urbanísticos nacionales e internacionales.

Etiquetas