Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

SEGURIDAD

La ciudad, 'cerrada' por controles de alcoholemia

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Local realizan desde ayer pruebas a los conductores en todas las salidas de Teruel para evitar accidentes de tráfico.

Agentes de la Guardia Civil y de la Policía Local se coordinan desde ayer para poder realizar controles de alcoholemia en todas y cada una de las salidas de Teruel. Fuentes oficiales señalaron que la ciudad está "cerrada" para evitar que los conductores salgan ebrios a la carretera y sufran un accidente de tráfico.

Las mismas fuentes indicaron que esta medida, inevitablemente, ocasiona algún atasco, si bien es necesaria para garantizar en lo posible la seguridad en el tráfico. Tras el sábado de Vaquilla, gran parte de los miles de visitantes que llegaron a Teruel este fin de semana para disfrutar de la fiesta, regresaron ayer a su lugar de procedencia. En su mayoría, se trata de jóvenes que viajan en pandilla con sus coches particulares y que han pasado la noche sin dormir, bailando y consumiendo bebidas en las peñas vaquilleras.

Urgencias

Con motivo de las fiestas, la actividad del servicio de Urgencias del hospital Obispo Polanco de Teruel se multiplica. Desde las 08.00 del pasado día 10 -sábado de Vaquilla- hasta las 08.00 del día siguiente, periodo en el que la población de la ciudad se duplica, los profesionales de este área sanitaria atendieron a un total de 105 personas, una cifra superior a la que se registra en la Unidad en días normales.

Uno de los pacientes atendidos presentaba una intoxicación etílica, mientras que otros cuatro tenían heridas a consecuencia de agresiones sufridas en el transcurso de la fiesta. No obstante, el grueso de los enfermos, un total de 31, acudió por tener contusiones y traumatismos de escasa consideración.

A todos ellos habría que sumar un herido por asta de toro. El paciente fue, concretamente, uno de los toreros que actuó el sábado en la corrida de toros y que fue cogido por el astado aunque sin mayores consecuencias. Ayer a mediodía, ya había recibido el alta médica.

Más de 500 efectivos de diferentes administraciones -sanitarios, policías, bomberos y miembros de protección civil- velan para que las fiestas transcurran con normalidad. Además, el Ayuntamiento ha ampliado los medios materiales y humanos del Servicio de Limpieza. En total, 50 trabajadores comienzan a diario a retirar basuras de las calles de la ciudad a las 06.00.

Cada año, el fin de semana de La Vaquilla deja en Teruel alrededor de 150 toneladas de basura, principalmente vasos y botellas de plástico.

Las calles del Centro Histórico y parte de la zona del Ensanche están cortadas al tráfico para favorecer el desarrollo de la fiesta y la instalación del mercadillo.

Etiquetas