Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

INVESTIGACIÓN POLICIAL

Reconstruyen los hechos del tiroteo de Castellote

El caso se encuentra en fase de instrucción, y, de momento, no hay fecha ni petición formal de pena.

La comisión hizo hincapié en situar la furgoneta en el sitio exacto.
Reconstruyen los hechos del tiroteo de Castellote
A. R.

La comisión judicial que instruye el caso de Javier Alloza, el hombre de Castellote que recibió un disparo en el abdomen de un revólver, presuntamente empuñado por Lázaro Aranda, se desplazó ayer hasta el polígono industrial de la localidad para reconstruir los hechos ocurridos el 12 de marzo de 2009. El disparo se debió, según diversos testimonios, a una deuda sin cobrar de 8.000 euros.

Hasta el lugar se desplazó la propia comisión judicial, formada por la jueza encargada del caso y su secretaria, miembros de la policía judicial, médicos forenses, el fiscal y los abogados del demandante y del demandado, además del propio Aranda, quien está en libertad condicional desde el pasado 14 de octubre. Como el disparo que hirió a Alloza en el abdomen se produjo, presuntamente, desde el interior de la furgoneta del acusado, la jueza hizo especial hincapié en situar el vehículo en el lugar exacto donde se encontraba el día de autos. El caso se encuentra en fase de instrucción, por lo que, de momento, no hay ni fecha para la celebración del juicio ni una solicitud formal de la pena. No obstante, cuando finalice la recopilación de las pruebas, Aranda será acusado de homicidio en grado de tentativa y de tenencia ilícita de armas.

Alloza había contraído una deuda de 8.000 euros con Aranda por unas reparaciones de fontanería que el acusado realizó en el domicilio de la víctima. Tras un tiempo intentando cobrarla, Aranda habría discutido con Alloza en el polígono industrial, donde ambos poseen una nave. En ese momento, el acusado explicó haber extraído un revólver de la guantera para disparar "con ánimo de asustar", pero la bala acabó incrustada en el abdomen de la víctima. Tras intentar esconder el arma, Aranda se entregó a la Guardia Civil. Por su parte, la víctima logró recuperarse y se trasladó con su familia a Barcelona.

Etiquetas