Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Catalogan 200 especies de aves en la laguna de Villarquemado

Los ornitólogos consideran este enclave de una gran riqueza natural. Fue recuperado recientemente tras tres siglos seco.

Ornitólogos de la laguna hacen un recorrido en barca.
Catalogan 200 especies de aves en la laguna de Villarquemado
ANTONIO GARCíA

La laguna del Cañizar, un humedal situado entre los términos municipales de Villarquemado y Cella, se está revelando como un enclave de gran interés ecológico.

En algo más de un año se han logrado catalogar hasta doscientas especies diferentes de aves, lo que, según el director conservador de la laguna, José Carlos Rubio, demuestra "la gran riqueza que tiene el humedal". "Ha sido una sorpresa que se se haya localizado esta gran variedad de avifauna", agregó.

La laguna del Cañizar fue recuperada recientemente por la Confederación Hidrográfica del Ebro, después de ser desecada en el siglo XVIII por presión popular, al considerar que era este humedal el causante de una epidemia de paludismo que asoló la zona en aquella época.

Ahora, el humedal ha recuperado la importancia ecológica que tuvo hace tres siglos. Los ornitólogos sostienen que es "un hito" que en tan poco tiempo se haya podido detectar la presencia de 200 especies de aves diferentes, algunas de ellas realmente singulares.

El ornitólogo Antonio Torrijo señaló que entre las variedades más exóticas se ha descubierto la presencia de ejemplares de Ibis Sagrado, una especie caracterizada por su pico largo y curvo que, originaria de Asia y África, sobre todo de Egipto, fue introducida en la Comarga francesa y ahora se ha visto en el Cañizar. También es posible ver dos especies distintas de Suiriri, patos silbados que se localizan en el hemisferio sur del Planeta y que también han recalado en las aguas de la laguna de Villarquemado.

El humedal ha logrado recuperar el Ave Toro, un ejemplar de la familia de las garzas que hace tres siglos anidaba en los carrizos de laguna, antes de ser desecada, y que ahora ha vuelto a sus aguas.

Antonio Torrijo destaca el hecho de que ejemplares de Ánade Rabudo hayan elegido la laguna como lugar de cría. Según dice son "escasos los lugares de Aragón donde crían este tipo de patos". Por el Cañizar descansan en sus itinerarios migratorios las cigüeñas blanca y negra, y sus zonas húmedas y su entorno se han convertido en lugares habitados por decenas de insectos y mamíferos.

Para el ornítologo, la laguna es un importante espacio natural caracterizado por su gran variedad de fauna.

Etiquetas