Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

Las reservas hoteleras ya están al completo a una semana de celebrarse las Bodas de Isabel

Ayer se presentó el programa de la fiesta, cuya repercusión alcanza a pueblos a sesenta kilómetros a la redonda.

La fiesta de las Bodas de Isabel, la recreación teatral callejera de la leyenda de los Amantes, se ha convertido en tan solo trece años de vida en una de las celebraciones de la capital con más tirón turístico.

 

A una semana vista de la escenificación, las previsiones de ocupación hotelera son "inmejorables", según señalaba ayer el alcalde de la capital, Miguel Ferrer, durante la presentación del programa de actos. De hecho, prácticamente no queda ni una plaza libre en la ciudad, con reservas que, en algunos casos, se han efectuado con varios meses de antelación.

 

"Quien venga a partir de ahora lo va a tener difícil para alojarse", explicaba la concejala de Turismo del Ayuntamiento de Teruel, Concha Catalán, quien aseguró que la oficina de turismo de la capital viene recibiendo desde hace meses numerosas consultas sobre el programa de actos y la disponibilidad de plazas hoteleras. "A todos los que llaman ahora se les deriva a pueblos situados en un radio de sesenta kilómetros, como Monreal, Mora o Rubielos, cuyas casas de turismo me consta que están muy solicitadas", indicaba Catalán.

 

En parecidos términos se expresaba el presidente de la Confederación de Empresarios, Carlos Mor, quien declaró que la evolución de esta fiesta "ha sido impresionante". "Logramos -continuaba- más que duplicar la población, por lo que se ha convertido en un importante revulsivo económico. Ya nos gustaría tener un evento así cada mes".

Más actos en el Ensanche

La nueva edición de las Bodas de Isabel contará este año con la presencia de 145 grupos, integrados por 5.000 personas, que dan vida a los diferentes estamentos sociales de una ciudad medieval. La ambientación del drama de los Amantes corre por cuenta de estos grupos, diseminados por toda la ciudad a través de jaimas.

 

Entre las novedades de este año figura la extensión de los escenarios de la fiesta al barrio del Ensanche, lo que permitirá, a juicio de la gerente de la Fundación "Bodas de Isabel", Raquel Esteban, descongestionar el Casco Antiguo.

 

Además del torneo -uno de los clásicos de la celebración-, este barrio se configura como el escenario fijo de la batalla de Cofiero, acto que comienza a despuntar dentro del programa festivo.

 

Asimismo, la zona contigua a la Fuente de Torán será uno de los espacios habilitados para albergar parte del mercadillo medieval, integrado en esta ocasión por 200 puestos. "Contaremos -dijo Raquel Esteban- con más talleres de demostración de oficios". No obstante, el grueso de este inmenso zoco se situará en las calles del centro de la ciudad

 

El parque de los Fueros se convertirá el día 20 en un espacio gastronómico, donde se degustará durante toda la mañana carne de reses de la raza bovina serrana, cocinada al estilo medieval.

 

La jaima cultural de la Ronda de Ambeles, donde se desarrollarán conciertos de música folck celta, y la carpa de la explanada del Palacio de Congresos, serán dos lugares de interés para los visitantes y para todos aquellos que no dispongan de tiendas propias.

 

La fiesta cuenta este año con un presupuesto de 240.000 euros, además de 30.000 euros correspondientes al equipamiento.

Etiquetas