Teruel
Suscríbete por 1€

SANIDAD

Retrasos en Oftalmología al haber solo tres binoculares para cuatro facultativos

Los sindicatos médicos denuncian que el Obispo Polanco ha devuelto un cuarto aparato, que estaba a prueba, por no poder pagarlo

La escasez de aparataje en el Servicio de Oftalmología del hospital Obispo Polanco de Teruel, donde hay solo tres binoculares a pesar de que pasan consulta simultáneamente cuatro especialistas, está generando retrasos en la atención a los pacientes. El binocular es una máquina básica en el trabajo de los oculistas, pues permite ver el fondo del ojo y detectar, entre otras muchas patologías, el glaucoma.

 

Una paciente que ayer aguardaba su turno en el pasillo de Consultas Externas, María Jesús Domingo, señaló que las oftalmólogas "muchas veces tienen que esperar a que haya un aparato libre para mirar al enfermo". "Solo con eso -continuó- ya te enredan muchísimo tiempo y, al final, has estado dos horas para una consulta". Un hombre, Vicente Rodríguez, se quejó de que en Oftalmología "las esperas son muy largas". "Aquí pasamos toda la mañana", agregó.

 

Fuentes de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) en Aragón explicaron ayer que, de acuerdo a la información que poseen, el hospital devolvió recientemente un cuarto binocular que tenía a prueba por no poder pagar los aproximadamente 2.000 euros que cuesta el aparato. Para la organización sindical, esta circunstancia demostraría que el Obispo Polanco no tiene suficiente presupuesto y que "sus gestores deberían ir a Zaragoza y luchar por conseguir más recursos para el hospital turolense".

 

Desde el Departamento de Salud de la DGA no confirman, pero tampoco desmienten, que se haya devuelto el aparato por falta de dinero y se limitan a manifestar, como respuesta oficial, que "el aparataje del Obispo Polanco se tiene y se adquiere en función de las necesidades de los pacientes y, en definitiva, de la demanda asistencial".

 

La CESM señala que a la carencia de binoculares hay que sumar la falta de un escáner para ojos -que obliga a los pacientes a desplazarse al hospital de Alcañiz- y, en Otorrinolaringología, la avería reciente del único audiómetro que existía y que se ha traducido en el aplazamiento de las consultas de esta especialidad en las que era imprescindible la utilización de este medidor del nivel auditivo.

 

La organización sindical opina que, además de perjudicar a los pacientes, la falta de aparataje "está dando muy mala imagen del hospital ante aquellos profesionales que quisieran trabajar en él, cuando, por todos es sabido el problema que hay para encontrar facultativos".

Etiquetas