Teruel
Suscríbete por 1€

TERUEL

"Quedan muchas obras pendientes. Por eso seguimos en la brecha diez años después"

La plataforma Teruel Existe cumple una década de lucha por las comunicaciones y los servicios en la provincia

A la izquierda, Giménez, Pérez, Rochela, Fortea y Perales. A la derecha, Goded, Polo, Marín, Goded y Martínez, todos de Teruel Existe.
"Quedan muchas obras pendientes. Por eso seguimos en la brecha diez años después"
JAVIER ESCRICHE

Han pasado diez años desde aquel 9 de noviembre de 1999 en el que varias asociaciones turolenses, hartas de que la provincia ocupase siempre el vagón de cola, se unieran para pedir al Gobierno central el mismo trato que al resto de los territorios del país. Una década después, la provincia ha cambiado y nadie duda de que las protestas que organizó en la calle la plataforma Teruel Existe fueron útiles. Sin embargo, el caballo de batalla sigue siendo el mismo, mejorar las comunicaciones por carretera y ferrocarril.

 

"Se han logrado cosas, pero hay muchas obras pendientes y muchas situaciones que no han concluido. Por eso seguimos en la brecha, intentando mantener viva entre los turolenses la llama de la reivindicación", explica el que es coordinador de Teruel Existe desde hace ocho años, Miguel Ángel Fortea.

Mientras en estos diez años se ha construido la A-23 entre Zaragoza, Teruel y Valencia -haciendo perder a Teruel el triste título de ser la única provincia sin un kilómetro de autovía-, quedan por construir la A-68 entre Fuentes de Ebro (Zaragoza) y el mar Mediterráneo, y la A-40, cuyo objetivo debería ser vertebrar el Bajo Aragón, las Cuencas Mineras y la capital turolense con el centro de la península a través de Cuenca.

 

Tampoco en materia ferroviaria Teruel Existe se siente satisfecha. Aunque los trenes a Zaragoza y a Valencia ya no descarrilan varias veces al mes, como ocurría en 2002, la provincia se ha quedado sin AVE a Madrid y las mejoras que se han realizado en la línea Zaragoza-Valencia están incompletas, a falta de la electrificación, la renovación del tramo Teruel-Valencia y la eliminación de curvas en los puertos de Cuencabuena y Paniza (Zaragoza).

 

Además, la plataforma lucha por unir mediante ferrocarril el sur de la provincia y el Bajo Aragón así como por agilizar la construcción del corredor Cantábrico-Mediterráneo, que ha permanecido en fase de estudio funcional durante años. "El futuro es el tren y hemos de seguir reivindicando este medio de transporte para Teruel", dice Fortea.

 

De las 30.000 personas que en noviembre del año 2000 salieron a las calles de Teruel para pedir a la Administración más inversiones en la provincia -una época en la que la plataforma se manifestaba varias veces al año-, se ha pasado a las escasas 2.000 que este año protestaron por el carpetazo que el Gobierno dio al proyecto de la autovía de Teruel a Cuenca o A-40.

 

Sin embargo, Fortea no cree que la plataforma haya perdido apoyos. "Lo que falta es renovación -explica-. Cuando solicitamos la presencia de la gente, esta responde. Tampoco podemos estar organizando manifestaciones permanentemente, como antes". Admite, no obstante, que la plataforma ha perdido "intensidad" en favor de un trabajo "más profundo y filosófico".

Pietro Giménez, que hace diez años diseñó el logotipo de Teruel Existe -el perfil de un hombre, formado por los límites de Aragón, con un megáfono en la boca-, afirma que, sea como fuere, "los éxitos están ahí y eso es lo que cuenta". Miembro activo de la plataforma en los primeros años, recuerda que "hubo que enfadarse para poder ir a 120 kilómetros por hora por una carretera sin jugarse la vida", pero "fue agradable y volvería a hacerlo", añade.

Etiquetas