Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

El Fondo de Inversiones de 1993 a 2007 creó al año 500 empleos aunque solo se ejecutó el 82%

Presentado un estudio sobre la ejecución y el impacto que este mecanismo financiero ha tenido en la provincia.

Ramón Barberán, Luis Antonio Sáez, Francisco Querol y José Antonio Pérez, de izquierda a derecha.
El Fondo de Inversiones de 1993 a 2007 creó al año 500 empleos aunque solo se ejecutó el 82%
a. garcía

El Fondo de Inversiones para Teruel generó 500 empleos anuales desde su creación en 1993 -entonces con la denominación de Fondo Especial- hasta 2007, cuando su presupuesto, aportado a partes iguales por el Gobierno central y la DGA, pasó de 30 millones de euros al año a 60. El balance de este instrumento financiero, creado para compensar a la provincia de su exclusión del Fondo de Compensación Interterritorial y del Objetivo 1 de la Unión Europea, se recoge en el libro 'El Fondo de Inversiones de Teruel', editado por el Centro de Estudios sobre la Despoblación y Desarrollo de Áreas Rurales (CEDDAR) y la Caja Rural.

 

El coordinador del libro, Ramón Barberán, consideró que a corto término el impacto del Fondo de Inversiones ha sido "positivo". El economista reconoció, no obstante, que a largo plazo "está por dilucidar si ha sido capaz de romper la dinámica de pérdida de peso específico de la provincia en el contexto de la economía y la población estatales". Según el estudio, este fondo especial ha dado frutos a pesar de que su grado de ejecución es modesto ya que, de los 394 millones de euros presupuestados entre 1993 y 2007, se han invertido 324, un 82%.

 

Entre los datos recogidos en el libro, destaca haber incrementado en un 5,5% anual el producto interior bruto provincial -entre inversión directa e inducida- y un porcentaje similar, el 5,4%, para el crecimiento del empleo. El estudio considera que el 20% de estos efectos perduran a largo plazo. El informe señala que por cada millón de euros invertido con cargo al fondo, la riqueza provincial se ha incrementado en 6 millones.

 

Ramón Barberán reconoció que la ejecución de las inversiones "se retrasa más de lo previsible". Entre las causas de la "lenta" materialización de las actuaciones, destacó la tardanza excesiva en concretar el listado de proyectos por la comisión de seguimiento formada por la DGA y el Gobierno central, que, en alguna ocasión, no se ha reunido hasta pasada la primera mitad de la anualidad correspondiente. Otro factor de retraso radica, según Barberán, en que algunos proyectos financiados no estaban todavía "maduros".

 

Por comarcas, la que acaparó más fondos fue la Comunidad de Teruel, con el 26% del total. Por sectores, el más beneficiado fue la construcción -en infraestructuras, polígonos industriales y otro tipo de inmuebles-. Por actividades económicas, las principales destinatarias de las inversiones fueron el turismo, la industria y el sector agropecuario.

 

Según Barberán, las inversiones en infraestructuras ejecutadas con cargo al Fondo de Inversiones desde su creación han generado una inercia que propiciará un crecimiento de la economía provincial del 1% anual a largo plazo.

 

El economista resaltó la conveniencia de mantener el Fondo de Inversiones más allá del 2011 -año de finalización de su vigencia-. Explicó que, aunque los datos estadísticos de PIB por habitante no están muy alejados de la media estatal, la "realidad profunda" de la provincia, marcada por la despoblación, hace "absolutamente necesario" el Fondo de Inversiones.

 

Renovación en 2011

El director general de Promoción Económica de la DGA, Francisco Querol, dio por supuesto que el Fondo de Inversiones se renovará en 2011. Aclaró que su cuantía y funcionamiento están por concretar. Querol señaló que la provincia debe mantener su pulso reivindicativo, pero con la convicción de que se ha hecho "un buen trabajo y se han aprovechado los fondos públicos".

Etiquetas