Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

La DGA protege el entorno del Observatorio de Javalambre para facilitar la investigación

La medida, que afecta a 60 hectáreas, quiere evitar la contaminación atmosférica y lumínica por la acción humana

Velasco y Moles, entre cinco de los científicos que trabajarán en el Observatorio.
La DGA protege el entorno del Observatorio de Javalambre para facilitar la investigación
antonio garcía

Una superficie de 60 hectáreas en torno al Observatorio de Javalambre estará considerada 'zona protegida' con el fin de facilitar la investigación astrofísica que se llevará a cabo en las instalaciones en los próximos años. La medida quiere evitar que determinadas actividades humanas en ese área puedan producir una contaminación atmosférica o lumínica que afecte a los estudios científicos que se van a desarrollar.

 

El director de la Fundación Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón (CEFCA) y responsable del Observatorio de Javalambre, Mariano Moles, señaló ayer que la protección de 60 hectáreas es una medida de precaución adoptada para eliminar dos enemigos potenciales de la observación astronómica, el polvo y los gases atmosféricos y la luz que emiten casas, máquinas o núcleos de población.

 

En este sentido, Moles destacó que sería muy perjudicial que en el entorno del Pico del Buitre, a casi 2.000 metros de altitud, se instalaran, por ejemplo, aerogeneradores. No obstante, el científico se mostró tranquilo, ya que la elevada altura, la abrupta orografía y las condiciones climatológicas de la zona no parece que vayan a resultar atractivas a la actividad del hombre.

 

El consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Velasco, anunció ayer la licitación del proyecto del Observatorio Astrofísico de Javalambre, que sale a concurso por 15,9 millones de euros. Este presupuesto incluye el diseño y construcción de los dos telescopios que habrá en el complejo -únicos en su género en el mundo-, además de otras infraestructuras.

A pleno rendimiento, en 2011

El 31 de octubre acabará el plazo para recibir las ofertas de las empresas interesadas en la construcción de las instalaciones y a finales de enero está previsto adjudicar el proyecto. El periodo de ejecución de las obras se estima en unos dos años. En los primeros doce meses se construirá el telescopio pequeño o auxiliar, su edificio, la caseta de monitores y la planta de servicios generales. La construcción del telescopio grande, de 2,5 metros de diámetro de espejo, concluirá a finales de 2011.

 

Javier Velasco afirmó que la licitación del proyecto "supone el día cero, el punto de partida y no retorno para llevar a cabo un proyecto que situará a Teruel en la primera línea científica internacional con una de las inversiones más importantes que se han hecho en Teruel en los últimos años".

 

Para el consejero de Presidencia, el Observatorio de Javalambre abre la puerta a la implantación de nuevos centros científicos en Teruel en torno a los cuales podría generarse una importante afluencia de gente interesada en la ciencia. Velasco agregó que el presupuesto previsto cubre sin problemas el coste real de las instalaciones. Un total de cinco empresas -dos españolas, una francesa y otra belga- han manifestado su interés por realizar la obra.

Etiquetas