Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

CELLA

Más de 5.000 personas celebran el 25 aniversario de la Feria de la Patata

Los asistentes participaron en una comida en Cella elaborada con 1.800 kilos del tubérculo

La celebración del primer cuarto de siglo de la Feria de la Patata en Cella disparó ayer la afluencia de público a la localidad. Más de 2.000 visitantes, la mayoría llegados de poblaciones cercanas aunque también de la vecina Comunidad Valenciana, se sumaron a los 3.000 vecinos del municipio del Jiloca para participar en los actos programados con motivo del redondo aniversario.

La alcaldesa de Cella, María del Carmen Pobo, atribuyó el éxito de la feria a la “constante promoción de la fiesta durante 25 años”. “No es que este sea un evento espectacular -continuó-, pero el ambiente es muy bueno y la colaboración por parte de todos, también”.

Pobo, junto a otros 80 vecinos de Cella, fueron los encargados de preparar una comida popular elaborada con 1.800 kilos de patatas, carne de toro, caracoles y verduras. El guiso, ‘Patatas de Cella al estilo bravío’, estuvo dirigido por Emiliano del Amo y Carmen Soriano, dos vecinos que año tras año llevan a cabo esta tarea.

Minutos antes de que comenzara el reparto del monumental puchero y con cientos de personas haciendo cola, los cocineros no ocultaban sentirse algo desbordados. “Hemos llenado la perola hasta arriba para que no falte, pero este año hay más gente que nunca. No sé qué vamos a hacer”, dijo la alcaldesa.

Repunte en la producción

La producción de patatas en Cella ha descendido en las últimas décadas pasando de los 10 millones de kilos que se recogían hace 25 años a apenas un millón de kilos en la actualidad. Sin embargo, como explicó uno de los agricultores participantes en la feria, Miguel Jiménez, desde 2007 se viene detectando un pequeño repunte gracias a jóvenes de la localidad que dediden cultivar este tubérculo.

Pedro Casas y Gregorio Hernández, dos jubilados que forman parte del Aula Cultural de Cella _-una asociación encargada del estudio de la historia y tradiciones de la localidad- explicaban las ventajas de la patata que se cultiva en Cella y que pertenece a la variedad ‘agria’. “Aguanta todo el año sin estropearse y da muy buen resultado tanto en la cocción como en la fritura”, indicaron.

Son el clima, la composición de la tierra y, sobre todo, la abundancia de agua en Cella, los factores que dan como resultado las peculiares características de las patatas. “Frente a lo que ocurre en otros terrenos, aquí solo hay una cosecha al año y no siempre, pero el producto vale la pena”, aseguró Pedro Casas.

Aunque toda la cosecha de Cella se vende -el principal mercado es Valencia-, los agricultores se quejaban ayer del bajo precio que tiene en el mercado pese al elevado coste de producción. “Yo la vendo a 35 céntimos el kilo y para ello tengo que ir con mi furgoneta por todos los mercados y trabajar muchas horas. No es fácil dedicarse a esto”, explicó Miguel Jiménez.

Los alrededores de la piscina municipal de Cella, donde se cocinaron las “Patatas al estilo bravío’, se llenaron ayer de familias y grupos de amigos que degustaban el tradicional plato. Después, los más pequeños pudieron disfrutar de un parque con hinchables, mientras los mayores participaban en el VI Concurso de Guiñote, con más de 1.000 euros en premios. La Feria de la Patata, que supone la despedida de las fiestas de verano de Cella, se cerró con un baile popular


Etiquetas