Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

El aumento de veraneantes dispara el suministro de agua a los pueblos

Los bomberos de la Diputación han abastecido este verano el doble de litros que en 2008.Los camiones cisterna se han desplazado a 14 núcleos frente a los 5 del año pasado

Los bomberos almacenan el agua en el depósito de Collados, barrio de Calamocha.
El aumento de veraneantes dispara el suministro de agua a los pueblos
javier escriche

Un total de 1.246.000 litros de agua potable han suministrado este verano los bomberos de la Diputación Provincial a 14 núcleos de población que han sufrido problemas de abastecimiento. Las cifras representan casi el doble del aprovisionamiento facilitado el año pasado en el mismo periodo de tiempo. Entonces se contabilizaron 768.000 litros.

 

Las carencias en las redes municipales todavía persisten en estos momentos en cinco localidades de la provincia, como son Arroyofrío, Cuencabuena, Collados, Almohaja y Torrelacárcel (los tres primeros, barrios pedáneos de Calamocha). La escasez de agua es un problema endémico en esta zona de Teruel. El notable incremento de la demanda, que ha pasado de los 5 núcleos de población de 2008 a los 14 de este año, ha coincidido con un aumento de los veraneantes registrado en los pasados meses estivales en los pueblos turolenses.

 

Si bien fuentes de la Diputación Provincial informan de que una parte importante de las actuaciones desarrolladas por los bomberos han estado motivadas por averías, predominan, no obstante, los servicios llevados a cabo a causa de déficits puntuales en el abastecimiento por un mayor consumo estival.

 

Además de las cinco localidades que todavía precisan de los servicios de los bomberos, se ha suministrado agua a través de camiones cisterna durante este verano a Valdeconejos, Segura de Baños, Maícas, Lagueruela, Concud, Caudé, Blesa, Olalla y Arens de Lledó. El núcleo con más demanda ha sido Collados, barrio de Calamocha, en donde los camiones cisterna de la Diputación han proporcionado 464.000 litros durante los meses de junio, julio y agosto. La población todavía recibe estos días el suministro de agua potable.

 

Una de las localidades con acopios deficitarios frecuentes es Almohaja, en cuyo Ayuntamiento se contempla la situación con preocupación. Su alcalde, Tomás Simón, señaló que las esperanzas que la población había depositado en un nuevo manantial muy caudaloso se han disipado al haberse declarado agua no apta para el consumo público tras realizarse unos análisis previos. "No sabemos lo que va a pasar ahora, porque si a todas nuestras carencias se suma la del agua, sería fatal para el pueblo".

 

A Almohaja se vienen desplazando entre 2 y 3 camiones de 8.000 litros de agua a diario, que se encargan de llenar los depósitos municipales. Tomás Simón manifestó que los 20 habitantes que residen en la localidad durante el invierno tienen suficiente con el manantial que se abrió hace unos 25 años. "Pero este verano -agregó- el pueblo ha recibido más gente que nunca. No sé si será por la crisis, pero han venido los hijos de los que se fueron y sus amigos: alrededor de 400 personas más de las que tenemos habitualmente".

 

Simón asegura que el periodo más crítico se vivió durante las fiestas, del 20 al 23 de agosto, algunos de cuyos días los vecinos tuvieron que estar casi 24 horas sin agua.

 

En Segura de Baños, las dificultades ya han pasado, pero el alcalde, Pedro Millán, recuerda, por su repercusión, los días de las fiestas patronales, en los que el pueblo pasó de los 36 habitantes empadronados a los más de 600 veraneantes. "La mayoría de los días -explicaba el primer edil- hubo restricciones de abastecimiento a partir de las 11 de la noche".

 

A juicio de Millán, al problema de un aumento de veraneantes se ha sumado una disminución de los acuíferos de la localidad. "La sequía ha hecho que hayamos tenido menos de la mitad del caudal del año pasado", subrayaba.

 

En el pueblo confían en que el Gobierno de Aragón autorice el uso de una captación, situada a dos kilómetros de la localidad, que, según el alcalde, garantizaría los consumos de los habitantes y de la población foránea.

 

Los problemas registrados en la localidad de Torrelacárcel se han debido a una avería en la bomba de los depósitos. Como consecuencia, durante esta última semana, el pueblo se ha visto obligado a recibir la visita de los bomberos de la Diputación Provincial. El alcalde, Pascual Soriano, señaló que se ha suministrado una media diaria de en torno a 18.000 litros de agua. "La reparación supondrá unos costes de unos 16.000 euros", agregó Soriano.

Etiquetas