Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Escepticismo ante las restituciones de la presa de Lechago

Los afectados critican que los proyectos de compensación no se hayan licitado hasta que las obras del pantano han concluido

Vecinos de Lechago comentan la situación generada por el embalse en las calles del pueblo.
Escepticismo ante las restituciones de la presa de Lechago
E.C.

A comienzos del año 2002 se anunciaba la licitación de las obras del embalse de Lechago en el BOE por 32 millones de euros, en marzo de 2009 terminó la construcción y las obras de compensación no se licitaron hasta el pasado mes de junio. Así se ha desarrollado finalmente una historia que se contó de otra manera a los afectados cuando se aprobó el proyecto. Las compensaciones han tardado más de lo que esperaban los vecinos de las localidades afectadas: Navarrete, Luco y Lechago, tres pedanías de Calamocha. La noticia de la licitación de las obras suena como cantos de sirena para quienes han tenido que soportar cinco años de obras desde que en mayo de 2003 la entonces ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, pusiera la primera piedra de la infraestructura hidráulica.

 

El embalse sobre el río Pancrudo laminará las avenidas de este río, generando a la vez recursos para regadíos en el bajo Jiloca. La presa tiene 34 metros de altura, una capacidad de 18 hectómetros cúbicos y generará una superficie inundada de 185 hectáreas. Una obra de captación en el río Jiloca bombeará los excedentes del invierno, respetando los caudales ecológicos.

 

La primera fase de compensaciones, licitada recientemente, tiene un presupuesto cercano a 14 millones de euros y va a desarrollarse en las tres localidades contempladas en el proyecto de restitución. Recoge como una de las actuaciones más importantes la mejora de infraestructuras urbanas relacionadas con la captación de agua para boca en la localidad de Lechago, así como el saneamiento de las tuberías y la red de alcantarillado, actuaciones muy demandadas por la población cercana al embalse.

 

Durante los años de obras fueron muchas las quejas de vecinos de Lechago por la rotura de las tuberías cuando los vehículos pesados pasaban por las calles. "Mi casa se inundó en varias ocasiones y la situación fue insostenible, tuve que acudir a la Justicia para que me arreglasen las tuberías", comenta José, un vecino de Lechago, al preguntarle por la noticia de la licitación de las obras de compensación. "Ya veremos si se hacen las obras, estamos cansados de luchar por lo que se nos prometió", dice resignada María, otra vecina que reconoce la acuciante necesidad de agua de boca tras la escasez sufrida en el verano de 2007. La incredulidad es general en los comentarios de los afectados por el pantano.

 

En Lechago, Navarrete y Luco se prevén intervenciones en las infraestructuras básicas urbanas, acondicionamiento de caminos y acequias e intervenciones en patrimonio cultural. Las obras podrían empezar en noviembre. La segunda fase de las compensaciones se destinará en exclusiva a Lechago pero el proyecto apenas se encuentra redactado y según los responsables municipales tardará en hacerse realidad. El proyecto contempla como actuación más importante un parque fluvial con embarcadero en la localidad más cercana al embalse.

Etiquetas