Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

La epidemia de gripe satura el hospital y obliga a poner camas cruzadas hasta en 15 habitaciones

La epidemia de gripe satura el hospital y obliga a poner camas cruzadas hasta en 15 habitaciones

Una de las varias habitaciones del Obispo Polanco que el pasado lunes tenían tres camas y no dos
La epidemia de gripe satura el hospital y obliga a poner camas cruzadas hasta en 15 habitaciones
M.A.M.

La epidemia de gripe, que estos días tiene su mayor incidencia en la zona de Teruel, y el aumento del número de pacientes con patologías pulmonares propias de esta época invernal han saturado el hospital Obispo Polanco de la capital. El pasado lunes fue necesario colocar camas cruzadas en 15 habitaciones para dar cabida a todos los enfermos y ayer por la mañana eran nueve las salas que seguían con tres camas a pesar de estar dimensionadas y tener tomas de oxígeno, de vacío y de corriente, solo para dos personas. En situaciones de normalidad, el centro sanitario dispone de unas 200 camas.

Pacientes y familiares se mostraron molestos con la falta de espacio del hospital. "Este edificio tiene 50 años y la población de Teruel no es la misma que había entonces. El aumento de enfermos en invierno debería estar previsto todos los años y Teruel tendría que contar ya con un hospital nuevo hace tiempo", se quejó ayer una mujer que cuidaba a un familiar ingresado en la planta cuarta. Uno de los tres enfermos que había en esa misma habitación explicó que "no resulta cómodo estar con tanta gente".

Si el paciente que ocupa la cama cruzada necesita oxígeno, un celador tiene que llevar hasta allí una bombona y un mecánico, instalarla. Ni ese enfermo ni su acompañante disponen de armario para dejar la ropa y es probable -al menos así ocurría ayer en una habitación de la cuarta planta- que este último tenga que pasar la noche en una silla en lugar de en el sillón reclinable que tienen los otros dos ingresados y sus familiares.

"El enfermo lo que quiere es tranquilidad e intimidad y eso requiere un espacio suficiente, que en este hospital no existe", afirmó el acompañante de una mujer ingresada en la planta segunda. Una paciente de esa misma habitación destacó que, al haber tres enfermos en una misma habitación, "hay momentos en que aquí se juntan hasta nueve o diez visitas y no hay sitio para eso".

El director de Atención Especializada del Departamento de Salud y Consumo de la DGA, José Ignacio Castaño, anunció a principios de esta semana que para descongestionar el Obispo Polanco se estaban adoptando ya tres medidas. Una de ellas ha consistido en derivar pacientes al hospital sociosanitario de San José, que registra una menor presión asistencial. La segunda ha sido agilizar las altas médicas para disponer de más camas libres. Una tercera ha supuesto hacer un reajuste de las intervenciones quirúrgicas programadas, dando prioridad a aquellas que no precisan ingreso y posponiendo el resto.

Castaño afirmó que, aunque no se esperaba que disminuyesen los casos de gripe en los días siguientes, las medidas adoptadas descongestionarían el Obispo Polanco en un corto espacio de tiempo. De hecho, a última hora de la tarde de ayer, fuentes oficiales de la DGA anunciaron que ya no quedaban camas cruzadas y que la situación se había "normalizado".

"No hacen falta más camas"

El director de Atención Especializada admitió que el hospital turolense se encuentra lleno en estos momentos, pero quiso destacar que "el resto del año, la ocupación media es de un 80% y, por tanto, no son necesarias más camas". Además, felicitó a los jefes de servicio del Obispo Polanco, "que lo que han hecho es buscar solución a un problema que se ha planteado".

Una de las áreas del Obispo Polanco que más demanda asistencial ha registrado estos días ha sido Urgencias. Desde esta unidad explicaron ayer que ante la saturación de la zona de hospitalización, los pacientes han tenido que aguardar más tiempo en el hospital de día, donde habitualmente el enfermo no está más de 12 ó 24 horas.

Fuentes de los trabajadores del hospital calificaron la situación del Obispo Polanco de "insostenible" y reclamaron más medios materiales y humanos "para dar un mejor servicio a la población". "Cada invierno ocurre lo mismo, falta espacio y se ponen camas cruzadas. Eso supone problemas para los enfermos, sus familiares y los empleados del centro, que tenemos más trabajo", indicaron.

Etiquetas