Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

Critican los problemas de acceso al centro de salud por culpa de las obras

>> El cambio de ubicación de la entrada al ascensor y la falta de carteles indicativos hacen que todos los pacientes utilicen las escaleras.>> Los trabajos, que durarán hasta el verano, mejorarán el edificio, que tiene goteras por culpa de las palomas y pasillos angostos.

Una mujer desciende por la escalera principal del centro de salud con un cochecito de bebé en brazos.
Critican los problemas de acceso al centro de salud por culpa de las obras
JAVIER ESCRICHE

Las obras de reparación y mejora del edificio en el que se encuentra el centro de salud de Teruel están generando problemas en la zona del acceso principal. El traslado de la entrada al único ascensor que existe y la falta de carteles indicadores sobre este cambio hacen que a diario, y por desconocimiento, ancianos y padres con niños en carritos suban hasta las consultas por las estrechas escaleras que tiene el inmueble –con más de 50 años de antigüedad-, colapsando este espacio.

Desde que comenzaran los trabajos el pasado mes de noviembre, a cargo de la Dirección Provincial de la Tesorería de la Seguridad Social –propietaria del edificio y con oficinas en él- se accede al ascensor por la calle Deán Buj y no por la de Miguel Vallés. El único cartel que informa de este pormenor en la entrada principal–un folio con letra de tamaño reducido- está pegado en la puerta que hace esquina con la entrada al centro de salud y tras unos gruesos barrotes que impiden su completa visión. Quienes se percatan del mismo y deciden a continuación utilizar el ascensor, deben dar un rodeo de unos 300 metros o atajar por las pronunciadas escaleras de la costanilla del Deán Buj.

 

El niño, en brazos

“No he sabido que habían cambiado el punto de entrada al ascensor hasta que he llegado aquí. Así que he optado por dejar el cochecito en la calle y subir con el niño en brazos hasta la segunda planta, con peligro de que alguien se lo lleve”, protestó el padre de un menor, Alberto González, el pasado martes. No era el único caso. En el hueco de la escalera había al menos otros tres carricoches aparcados, mientras una mujer bajaba por las escaleras llevando en volandas el suyo.

Una mujer, L. O. S., que llegó con su pareja y dos niños en sus respectivos cochecitos, opinó que “los mayores y los ancianos son quienes peor lo pasan. No se dan cuenta del cartel y al ver que el acceso al ascensor está cerrado suben por las escaleras, que son muy estrechas para un centro de salud con la demanda que registra el de Teruel”. Otra paciente destacó que el acceso principal al ambulatorio “está colapsado, así que, a ver si acaban pronto las obras”.

Los trabajos, aunque necesarios -el proyecto incluye la reparación del tejado, muy estropeado por la presencia de palomas, y dota de mayor amplitud los rellanos de las escaleras de acceso al ascensor-, también están ocasionando molestias por ruidos y polvo en las consultas y en las salas de espera del centro de salud, según indicaron fuentes médicas. “No obstante -resaltaron estas mismas fuentes- el mayor problema son los atascos que se forman a diario en las escaleras”.

Las obras tienen un plazo de ejecución de ocho meses. El director provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, Miguel Ángel Sola, mostró su confianza en que la reparación y mejora del inmueble hayan concluido antes del próximo verano y recordó que las obras se realizan con el objetivo de dotar al edificio de unas mejores condiciones de uso.

Presupuesto

La ejecución del proyecto corre a cargo de la empresa de construcción Gestión Integral de Construcciones2005 S. L. L. y el presupuesto de la misma asciende a más de 562.000 euros. El edificio, en pleno casco histórico de Teruel es utilizado a diario por centenares de personas. Además del centro de salud, hay allí oficinas de la Tesorería de la Seguridad Social, del Instituto Nacional de la Seguridad Social y del Departamento de Salud y Consumo de la DGA.

Etiquetas