Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Malestar vecinal ante el pésimo estado de las aceras del Ensanche por la falta de limpieza

Contratada una empresa para asear el barrio, atendido desde hace semanas por una plantilla bajo mínimos

El servicio de limpieza del barrio del Ensanche, el más populoso de Teruel, se encuentra bajo mínimos precisamente en la época de más trabajo por la caída de las hojas de los árboles. La acumulación de montones de hojarasca sobre las aceras y los pavimentos ha provocado caídas de peatones y reiteradas quejas vecinales. El alcalde, Miguel Ferrer, reconoció ayer que se ha producido un "tiempo muerto" en la limpieza del Ensanche entre el final del contrato con la empresa encargada del servicio, Fobesa, y la entrada en vigor del nuevo contrato, firmado ayer en el Ayuntamiento con la misma compañía.

La dotación de personal de Fobesa se mantiene desde hace semanas en solo dos operarios, frente a un máximo de ocho trabajadores que destinó a esta labor. Miguel Ferrer indicó que la gestión privada de la limpieza del Ensanche "no ha sido todo lo efectiva que se pretendía" debido al intervalo entre el final de la anterior adjudicación y la entrada en vigor de la nueva. Ferrer admitió la pérdida de calidad que se ha producido en el servicio por el paréntesis entre los dos contratos, y aseguró que "no se volverá a repetir".

El portavoz de la Federación de Asociaciones de Vecinos San Fernando, Isidoro Esteban, señaló que los fines de semana las dificultades de tránsito por las aceras se agravan. Esteban afirmó que la explicación dada por el alcalde "es poco convincente, porque no se puede entender que se produzca un vacío en la prestación de un servicio precisamente en la época en la que es más necesario por la caída de las hojas del arbolado".

Esteban explicó que la Federación San Fernando ha recibido quejas vecinales por las caídas propiciadas por la acumulación de hojas sobre las aceras, unas protestas que también ha trasladado al Ayuntamiento. El portavoz vecinal indicó que la hojarasca que cubre las aceras oculta los huecos de los alcorques y los bordillos, lo que ha causado algunas caídas de viandantes. Además, el rocío y la escarcha humedecen las hojas propiciando resbalones.

El Ayuntamiento confía en la inmediata incorporación de los efectivos de Fobesa previstos en el nuevo contrato de limpieza, con un coste de 149.000 euros para un año. Además de los operarios de pie, se prevé una mayor dotación de maquinaria para incrementar la eficacia del operativo, centrado en el Ensanche. El alcalde explicó que, en función de los resultados de esta experiencia, la gestión privada de la limpieza de las calles podría ampliarse a otras zonas de la capital. Ferrer advirtió, no obstante, que no entra en los cálculos del equipo de gobierno PAR-PSOE la privatización para toda la ciudad. Aclaró que la participación privada se plantea como "refuerzo" de los medios públicos.

Etiquetas