Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Los retrasos por averías continúan pese a la mejora de tres trenes regionales

Un convoy con 120 pasajeros procedente de Zaragoza llegó ayer a la capital con 45 minutos de retraso, y el pasado día 14 otro vehículo estuvo parado una hora entre Teruel y Cella.

La paulatina entrada en servicio desde principios de año en la línea Valencia-Teruel-Zaragoza de tres trenes TRD 594 sometidos a una 'puesta a cero' o mejora técnica no ha podido acabar con las frecuentes incidencias que se registran en este recorrido. Ayer, el tren que tenía que venir de Zaragoza a media tarde con 120 pasajeros, la mayoría estudiantes de regreso a casa el fin de semana, registró una avería ya antes de salir y llegó a la capital turolense con 45 minutos de retraso.

Solo siete días antes de esta incidencia, el pasado día 14, otro convoy con el mismo número de viajeros se quedó parado entre Teruel y Cella y acumuló una demora de una hora. Por otro lado y también ayer, un mercancías que transportaba arena a Valencia se bloqueó a apenas tres kilómetros de la estación de Teruel al no poder arrastrar el motor tanta carga y tuvo que regresar al apeadero haciendo marcha atrás.

Esta misma semana, tanto Renfe como el director de Transportes del Gobierno aragonés, Simón Casas, coincidían en señalar que la revisión y mejora de los TRD 594 habían reducido sensiblemente el número de incidencias. Sin embargo, no opinó lo mismo un portavoz de la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel, quien destacó que las ventajas estan siendo "más bien, escasas" y que la disminución de los problemas responde más a la llegada del frío -que evita problemas de calentamiento de motores- que al buen funcionamiento de las máquinas. Por la línea Valencia-Teruel-Zaragoza circulan cinco trenes, pero solo tres fueron llevados a los talleres para una actualización técnica.

Dos máquinas, fuera de plazo

De los cinco trenes TRD 594 sometidos a una 'puesta a cero' que iban a llegar a Aragón en los ocho primeros meses de este año para acabar con las frecuentes averías que registran los servicios regionales, solo se han puesto en funcionamiento los tres que pasan por Teruel mientras que los dos restantes -destinados a los trayectos Zaragoza-Huesca y Zaragoza-Calatayud- entrarán en servicio más tarde de lo anunciado debido a que aún están en reparación. El primero de todos ellos se puso en marcha el 31 de diciembre de 2007 y los otros cuatro debían ir llegando a razón de uno cada dos meses.

Fuentes de Renfe explicaron esta semana que el motivo de la demora es que esos dos trenes no solo van a ser renovados en lo que se refiere a su motor sino que también ofrecerán un aspecto exterior e interior nuevo. La compañía ferroviaria aseguró que los dos convoyes se pondrán en servicio "en lo que queda de año" porque los trabajos de actualización a que están siendo sometidos están prácticamente acabados.

Por su parte, el director de Transportes del Gobierno de Aragón, Simón Casas, restó importancia al retraso en la puesta en servicio de ambos trenes. Explicó que entre la capital aragonesa y las ciudades de Huesca y Calatayud ya circulan los AVANT, un modelo de AVE que ofrece muy buenas prestaciones si bien el precio del billete es más elevado que el del tren convencional. Casas afirmó que, con los tres trenes destinados a Teruel, la DGA "da por cumplido el acuerdo con Renfe en cuanto a regionales".

Puertas bloqueadas

Desde la Plataforma en Defensa del Ferrocarril de Teruel destacaron que uno de los problemas más frecuentes en los TRD 594 es el mal funcionamiento de las puertas. En ocasiones, estas no se abren automáticamente al detenerse el coche y el maquinista o el revisor tiene que acudir para moverlas de forma manual. Contribuye a ello, no obstante, el hecho de que muchos viajeros se precipiten al apretar el botón de apertura y lo hagan antes de estar parado totalmente el tren, según explicó el portavoz de la plataforma.

Etiquetas