Despliega el menú
Teruel

Vecinos de Concud piden el apoyo de la sociedad turolense contra la cementera

Temen sus efectos contaminantes. Una comisión vecinal se reunió con el alcalde, Miguel Ferrer, para recabar información sobre el proyecto, que prevé una inversión de 150 millones.

Una comisión vecinal de Concud, barrio rural de Teruel, se reunió ayer con el alcalde, Miguel Ferrer, para recabar información sobre el proyecto de una cementera en la pedanía y para mostrar su oposición total al emplazamiento elegido para levantarla. La delegación, elegida en una asamblea vecinal, entregó un comunicado en el que advierte que la fábrica de cemento perjudicará la calidad de vida en barrio y también en la propia capital, al estar proyectada a 2,5 kilómetros de Concud y a 5 de Teruel.

El portavoz de la delegación vecinal, Fernando Belenchón, señaló que la población está "muy preocupada" porque la cementera ha elegido "una ubicación inadecuada". A su juicio, el proyecto es "indignante", porque afectará a dos yacimientos paleontológicos de interés, a restos de la Guerra Civil y "al único bosque" existente en el corredor comprendido entre Teruel y Calamocha.

La comisión alertó, no obstante, de que la contaminación por polvo y el impacto paisajístico de la cementera afectarán también a la ciudad por lo que reclamó el apoyo de la sociedad turolense para cambiar la ubicación prevista por otra con menos afección. Según la delegación, entre los centros públicos que, debido al régimen de vientos, más se verían afectados por las emisiones de polvo de la cementera figuran el colegio Las Anejas y el futuro hospital del Planizar.

La delegación anunció que pedirá la colaboración de "Teruel Existe" y la Federación de Asociaciones de Vecinos San Fernando, entre otras entidades turolenses. Belenchón señaló que la cementera amenaza la proyección turística de la ciudad, porque "lo primero que verán los visitantes al llegar son unas chimeneas de cien metros".

El alcalde explicó que "no hay nada hecho todavía" y el proyecto de la cementera debe superar el trámite de evaluación ambiental. Miguel Ferrer señaló que hasta que los organismos competentes no emitan sus informes el Ayuntamiento no puede posicionarse a favor ni en contra de la iniciativa empresarial. Ferrer admitió que, si el tramite medioambiental detecta afecciones irresolubles sobre el patrimonio o el entorno, la fábrica "no se podrá hacer".

El alcalde señaló que ni siquiera está aprobado el plan de explotación de la cantera prevista para abastecer de caliza a la cementera. El proyecto para la fábrica de cemento, promovido por una empresa navarra, contempla una inversión de 150 millones de euros y la creación de 150 empleos directos. Los promotores han firmado opciones de compra para las 25 hectáreas que precisa la industria.

Las dudas de la oposición

PP y CHA criticaron la postura del equipo de gobierno respecto a la cementera, al considerarla poco clara. La portavoz popular, Emma Buj, consideró "sorprendente" que, en un tema de esta envergadura, el alcalde desconociera hasta hace pocos días la documentación remitida hace meses al Ayuntamiento dentro del trámite medioambiental. El concejal de CHA José Navarro cuestionó la versión del alcalde y se lamentó de que el Consistorio no se haya pronunciado al respecto.

Etiquetas