Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

La Policía Local vigilará la limpieza de las calles e impondrá sanciones

Un estudio de los comerciantes indica que las bolsas de basura fuera de los contenedores se han reducido un 80% desde 2006. El Ayuntamiento anuncia mano dura para los infractores

La Policía Local de Teruel dedicará a principios de octubre un agente a vigilar el cumplimiento de la ordenanza de limpieza, según adelantó el concejal delegado, Julio Esteban. El edil explicó que cuando acabe el periodo vacacional y la plantilla policial esté al completo un policía se especializará en vigilar que se cumpla la normativa municipal en cuestiones como el vertido de basuras domésticas y cartones, entre otras relacionadas con la suciedad en las calles.

Esteban anunció también que en el caso de incumplimiento de la ordenanza de limpieza, la Policía Local sancionará a los infractores. "No podemos permitir -agregó- que un pequeño sector de la población siga ignorando los esfuerzos que hace la ciudad por mejorar su aspecto. Ya hemos hecho suficiente labor informativa y de concienciación, y a partir de ahora seremos exigentes en el cumplimiento de las normas".

La labor policial quiere ser "disuasoria" para quienes se muestran más reticentes a cumplir las normas de limpieza urbana. Iniciará su trabajo por el Centro Histórico, que "es la imagen de la ciudad de cara al exterior", pero continuará por otros barrios, como el Ensanche. Esteban señaló que se han detectado una serie de "puntos negros" en materia de suciedad, como el paseo del Óvalo, la plaza de Domingo Gascón, la calle Joaquín Arnau y la plaza Bolamar.

La presencia de bolsas de basura fuera de los contenedores, una de las prácticas que más deterioran la imagen de la ciudad, se ha reducido, no obstante, en un 75% en el Centro Histórico de Teruel en los últimos dos años, según revela un recuento realizado por el Centro Comercial Abierto (CCA). De las 185 bolsas detectadas en 2006, cuando se puso en marcha una campaña informativa y de concienciación sobre la necesidad de corregir esta situación, se ha pasado a 40 en la inspección realizada a principios del pasado julio.

Concienciación ciudadana

El gerente del CCA de Teruel, Rodolfo Pangua, explicó que la campaña de sensibilización desarrollada en el verano de 2006, además de dar sus frutos inmediatos ha tenido un efecto de "inercia" que ha mejorado la concienciación ciudadana en los dos años siguientes. Aún así, el CCA planea repetir aquella experiencia con la colaboración de la Concejalía de Limpieza de la ciudad.

Cuando, hace dos años, se realizó un primer inventario de la presencia de residuos fuera de los contenedores para conocer la envergadura del problema, se detectaron 185 bolsas de basura repartidas por 47 portales del Centro Histórico. En muchos casos los infractores actuaban de forma incorrecta por desconocimiento de la normativa y se trataba, principalmente, de personas de edad avanzada.

Tras la campaña divulgativa de la normativa de limpieza que desarrollaron dos informadores a pie de calle, la cifra se redujo a 115 bolsas en 35 portales. Todos los días de 20.00 a 24.00 recorrían el centro urbano para divulgar la normativa municipal. La iniciativa concluyó con el buzoneo de unas octavillas que informaban a la población sobre la ordenanza de limpieza y que instaban a los vecinos a colaborar para mantener limpia la ciudad.

Las últimas cifras, mucho más alentadoras, podrían orientar la próxima campaña, prevista para septiembre, hacia los puntos del Centro Histórico donde se han detectado más problemas, sobre todo en la plaza Bolamar y su entorno.

Etiquetas