Despliega el menú
Teruel
Suscríbete

TERUEL

La Perimetral recupera la normalidad tras un mes de obras para evitar desprendimientos

La circunvalación reabrió ayer los dos carriles cerrados el pasado día 5 para consolidar los taludes más inestables

La Vía Perimetral de Teruel, inaugurada el pasado mes de abril, recuperó ayer la normalidad tras las obras de consolidación de los taludes que han mantenido cortada la comunicación de San Julián a la Fuenfresca durante casi un mes. La intervención ha incluido desmontes en la zonas más inestables y la construcción de una escollera de unos doscientos metros de longitud para evitar desprendimientos como los que, el pasado mayo, obligaron a cortar el carril bici y las aceras desde el enlace a San Julián a la avenida de Sagunto.

La reparación, ejecutada por la empresa constructora de la Perimetral, Acciona, no ha terminado totalmente pero las operaciones pendientes de ejecutar -colocar una malla metálica para evitar desprendimientos- no afectarán al tráfico rodado. Las obras de consolidación han sido necesarias debido a los desprendimientos de bloques de roca y tierra propiciados por la elevada pendiente de los taludes y por la composición arcillosa del terreno.

El consejero delegado de la sociedad municipal Urban Teruel S. A., el concejal Luis Muñoz, no descarta la realización de otra actuación de consolidación en la ladera opuesta a la que acaba de reforzarse. Esta intervención, más cara y laboriosa, dependerá de la evolución del talud. Como primera medida, se instalarán unos sensores para detectar posibles movimientos del terreno. En caso de detectarse, se procederá a su consolidación.

Desde la Federación de Asociaciones de Vecinos San Fernando abogaron, no obstante, por acometer ya las obras para afianzar la ladera más alejada de la ciudad en el tramo San Julián-Fuenfresca, porque su pendiente es similar a la que presenta el talud consolidado. Un dirigente vecinal señaló que "se debería haber arreglado la ladera contraria porque el riesgo de derrumbamientos parece similar a la reparada, y el Ayuntamiento no debería esperar a que se produzcan desprendimientos cuando haya lluvias copiosas".

La Vía Perimetral, de 4 kilómetros de longitud y cuatro carriles, supuso una inversión de 16 millones de euros. Desde su apertura, ha sufrido una serie de contratiempos. Las obras para completar el carril bici y la acera a la altura del Carrel se vieron interrumpidas al afectar a una finca privada sin expropiar, mientras que el pasillo reservado a ciclistas y peatones entre San Julián y la Fuenfresca ha permanecido cerrado desde mayo por desprendimientos. Además, una serie de resoluciones del Jurado Provincial de Expropiaciones multiplicó por 16 el valor de las tierras ocupadas por las obras respecto a la valoración municipal.

Etiquetas