Despliega el menú
Teruel

TERUEL

La falta de personal sanitario impide abrir la sala de triaje de Urgencias

La escasez de médicos y enfermeros que sufre la provincia, más acusada en vacaciones, ha obligado a posponer hasta otoño el estreno del servicio, cuyas obras acabaron en abril.

La sala de triaje de pacientes del Servicio de Urgencias del hospital Obispo Polanco de Teruel no podrá entrar en servicio hasta después del verano, probablemente octubre o noviembre, a pesar de que las obras de acondicionamiento del espacio necesario para su funcionamiento acabaron ya el pasado mes de abril.

Desde el Departamento de Salud y Consumo del Gobierno aragonés atribuyeron la demora a "cuestiones organizativas" del hospital y subrayaron que, no obstante, "todo está preparado" para que la sala de triaje entre en servicio "un poco más adelante".

El responsable de la Unidad de Urgencias, Fernando Galve, concretó que hubiera sido precipitado abrir el servicio coincidiendo con el verano, una época en la que las plantillas de profesionales se completan con personal temporal. "Somos los primeros interesados en que funcione, pero las cosas no son tan sencillas y no podemos correr. Cuando en otoño estemos todos los fijos, será más fácil empezar", señaló.

Por su parte, el presidente del Colegio de Médicos de Teruel, Ismael Sánchez, dijo ayer que el problema no es otro que la escasez de profesionales sanitarios que sufre la provincia de Teruel desde hace tiempo y que se agrava en verano, cuando médicos y enfermeros cogen sus vacaciones y difícilmente la Administración encuentra sustitutos para ellos.

"Falta personal, y así es imposible organizarse. Los profesionales destinados a la sala de triaje están trabajando ahora en otras secciones del hospital en las que resultan más necesarios", explicó Sánchez. "Mientras todas las autonomías no alcancemos un pacto por el que tengan que cubrirse las plazas vacantes de todas las provincias por igual, en Teruel estaremos necesitados de sanitarios", concluyó el presidente del Colegio de Médicos.

Otras fuentes sanitarias coincidieron con Sánchez en que la falta de profesionales, casi crónica, que padece Teruel ha condicionado la apertura de la sala de triaje. Se espera que este servicio, que contará con un programa informático para ayudar a los profesionales a valorar la gravedad del paciente, haga más ágil la atención a los enfermos en Urgencias.

En ocasiones, el paso por la sala de triaje permitirá derivar a un enfermo al centro sanitario más adecuado, ya sea el centro de salud o alguno de los otros hospitales que hay en la capital turolense, algo que también contribuirá a aliviar la presión asistencial que soporta Urgencias.

Más espacio

El responsable de Urgencias, Fernando Galve, destacó que, no obstante, el servicio ya ha ganado algo con la realización de las obras y es que dispone de más espacio en el que los pacientes aguardan hasta conocer los resultados de sus análisis. Hasta ahora, los enfermos esperaban en los boxes, colapsando la Unidad.

Etiquetas