Despliega el menú
Teruel

TERUEL EN FIESTAS

Teruel cierra las fiestas de la Vaquilla con el "ya falta menos"

El Ayuntamiento destaca la normalidad con la que han transcurrido las celebraciones, que culminan en la última jornada con el ensogado, la retirada del pañuelico y la traca final.

El concejal de Fiestas del Ayuntamiento de Teruel, Julio Esteban, realizó este lunes un balance de las Fiestas de la Vaquilla, en la jornada final de las celebraciones, y aseguró a Europa Press que "de momento todo está saliendo según lo previsto y cumpliendo el deseo de normalidad que uno tiene cuando empiezan las fiestas".

"No hay ningún tipo de incidente", agregó, y por eso "nos podemos alegrar todos". Esta media noche se le quita el pañuelo al Torico y los turolenses y visitantes entonan el 'Ya falta menos' para las fiestas del año que viene. Unos fuegos artificiales ponen punto final a las fiestas.

El concejal recordó algunos de los momentos más importantes de las fiestas de este año, como la puesta del pañuelo que fue "muy emotiva, aunque todas lo son por sí mismas" ya que "es el momento más emocionante para cualquier turolense y el punto central de la Vaquilla".

Julio Esteban, que también es el concejal de Limpieza, comentó que en estas fechas "se produce mucha suciedad", pero, gracias al servicio de limpieza "en pocas horas, se limpia la ciudad, "siempre dentro de lo que se puede".

El último día

Las Fiestas de la Vaquilla de Teruel llegan ya a su fin. A esa hora, se le quitará el pañuelo al Torico y una traca de los 'Hermanos Caballer' pondrá el punto final a la celebración. Antes, a partir de las 18.00 horas, tendrá lugar la tradición más vaquillera, los toros ensogados por las calles del Centro Histórico.

Esta lunes, a las 5.30 horas, comenzó el ensogado y el traslado de los astados desde la Plaza de Toros a la zona de la nevera. Por la tarde, los cuatro toros de la ganadería de Castellote 'Teodoro Adell Piquer' protagonizan el acto vaquillero por excelencia, el ensogado.

La Soga y la Baga está formada por un total de 26 aficionados que en caso de peligro sujetan a los toros, de más de 500 kilos, por medio de dos cuerdas. Tan sólo cobran 50 céntimos de euro, un kilo de carne y el desayuno. Los cuatro toros rondan los 500 kilos y son animales de pezuña pequeña, más resistentes al cemento y al asfalto por donde correrán.

Etiquetas