Despliega el menú
Teruel

TERUEL

López Soriano renunciará al desguace de aviones si la DGA no mejora las condiciones

El empresario, que no concurrió al concurso para la explotación del aeródromo de Caudé, lleva 4 años esperando la infraestructura. El Consorcio, integrado por DGA y Ayuntamiento turolense, decidió ayer buscar nuevos negocios y estudiar un ajuste del canon.

El empresario zaragozano Valero López, presidente del grupo de industrias López Soriano, señaló ayer que renunciará a la creación de la planta de reciclado y mantenimiento de aviones en el futuro aeródromo de Caudé si el Gobierno de Aragón no mejora las condiciones establecidas para la explotación de esta infraestructura.

El concurso convocado para el aprovechamiento del aeródromo, que fijaba un canon anual de 1.064.508 euros, quedó desierto la semana pasada, a pesar de que las instalaciones se concibieron como paso necesario para la puesta en marcha de la citada planta. Valero López señaló que su grupo empresarial sigue "muy interesado" en el proyecto, pero consideró que las condiciones para su explotación, entre ellas un elevado canon, y otras disposiciones recogidas en las bases del concurso, no se ajustan a lo pactado en negociaciones previas con la DGA.

"Si en el plazo de 10 días no se resuelve el tema, no me interesa", señaló el empresario zaragozano, quien agregó que el periodo de espera para poner en marcha la planta de reciclado de aviones se ha alargado excesivamente. "En 2004 se firmó el protocolo de intenciones con la DGA y el Ayuntamiento de Teruel para llevar a cabo este proyecto, pero dos años antes ya estaba la idea gestándose", explicó el presidente de las empresas López Soriano.

Reunión del Consorcio

El Consorcio formado por el Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Teruel para la gestión de las instalaciones decidió ayer continuar con el proyecto de construcción de la pista de aterrizaje y despegue, a pesar de que se concibió inicialmente como una infraestructura ligada a la planta de reciclado de aviones.

En una reunión convocada para resolver el problema surgido tras quedar desierto el concurso para la explotación del aeródromo se optó por proseguir con el proyecto, con unas obras que podrían iniciarse después del verano. El director general de Transportes del Gobierno de Aragón, Simón Casas, dijo que "no sería responsable dejar aparcada su construcción, con todo el activo que esta infraestructura puede suponer para la provincia y con todo el gran trabajo y tramitaciones administrativas que ha llevado tras de sí".

El Consorcio decidió, además, estudiar la modificación del pliego de condiciones, entre las cuales se podría contemplar un mayor ajuste del canon a las circunstancias del mercado. "Puede ser que esté sobredimensionada -recalcó Casas refiriéndose a la tasa- , pero la Administración está obligada a defender los intereses públicos y a recuperar la inversión realizada".

En cualquier caso, el director general explicó que los miembros del Consorcio habían establecido varios meses de plazo para estudiar un nuevo pliego de condiciones, "con objeto de evitar falta de flexibilidad o restricciones a otras actividades".

En este sentido, Simón Casas dijo que se pretenden iniciar negociaciones para abrir el aeródromo a otras actividades. "Creemos que se pueden ofrecer posibilidades a otros campos, como la enseñanza, protección civil o extinción de incendios". Añadió que hasta ahora no se ha hecho de las infraestructuras "una divulgación nacional e internacional, porque el protocolo con López Soriano nos obligaba a un proyecto determinado".

Para el alcalde de Teruel, Miguel Ferrer, miembro del consejo de administración del Consorcio, se abre un periodo de dos años -plazo establecido para la ejecución de las obras del aeródromo- durante el cual "se pueden buscar otras áreas de negocio para explotar esta infraestructura". Ferrer, que consideró "duro" el canon, cree que no tiene por qué "haber un solo operador".

Etiquetas