Despliega el menú
Teruel

TERUEL

El delegado del Gobierno autoriza la videovigilancia de monumentos

Cuatro empresas de seguridad han contactaco con el Consistorio para montar las cámaras de seguridad en el Centro Histórico. La concejala de Turismo confía en que el sistema de seguridad entre en funcionamiento en 2008 para evitar los actos vandálicos.

La Delegación del Gobierno de Aragón acaba de autorizar al Ayuntamiento de Teruel a que instale siete cámaras de vídeo para vigilar los principales monumentos de la ciudad. La autorización, aprobada el pasado jueves, no impone más restricciones que las correspondientes a la legislación aplicable en este tipo de dispositivos, como la obligación de destruir las grabaciones en el plazo de un mes si no han recogido información de relevancia.

El Consistorio pretende montar el sistema de videovigilancia para supervisar los principales monumentos de la ciudad y también los accesos al Centro Histórico. Su objetivo es evitar los actos vandálicos, sobre todo la proliferación de pintadas, que soportan estos espacios y también reforzar la seguridad en el entorno. Las cámaras vigilarán las torres del Salvador y San Martín, la iglesia de San Pedro, la Catedral, la iglesia de San Francisco, la Escalinata y el Viaducto Viejo, siete monumentos declarados bien de interés cultural.

Las cámaras de vigilancia funcionarán las 24 horas del día y su cobertura y ubicación tendrá en cuenta las videocámaras de seguridad que ya funcionan en algunos edificios públicos de la ciudad, como el Ayuntamiento, la Subdelegación del Gobierno y la Delegación Territorial de la DGA para evitar solapamientos.

Control policial

La concejala de Turismo, Concha Catalán, manifestó su voluntad de que la videovigilancia del Centro Histórico entre en funcionamiento a lo largo de 2008. Señaló que, previsiblemente, la contratación de esta instalación deberá salir a concurso. En cualquier caso, la labor de control y seguimiento de las imágenes la realizará la Policía Local.

Catalán explicó que cuatro empresas de seguridad se han puesto ya en contacto con ella interesadas por instalar las cámaras de vigilancia -solo se registrarán imágenes, no sonidos- en la ciudad. Al cabo de un año de actividad, el Ayuntamiento realizará un balance del resultado y podría reubicar las cámaras o ampliar su número.

La Asociación de Comerciantes del Centro Histórico valora positivamente esta iniciativa y, en función de su resultado, podría pedir su ampliación a las principales calles comerciales para reforzar su seguridad.

La concejala de Turismo añadió que su pretensión es que la videovigilancia se ponga en marcha "paralelamente" a la entrada en servicio de la máquina limpiadora de grafitos adquirida por la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico y cedida al Ayuntamiento. La edil añadió que si no se produce esta compenetración, nuevas pintadas pueden sustituir a las eliminadas.

La principal misión de las cámaras es evitar la aparición de grafitos que deterioran los principales monumentos de la ciudad, la mayoría de ellos recientemente restaurados. Tres operarios municipales se desplazarán esta semana a Tarrasa (Barcelona) para aprender el manejo de la máquina limpiadora, que podría empezar a operar en el plazo de un mes.

Autorización de Patrimonio

Para limpiar las pintadas en edificios artísticos o monumentos, el Ayuntamiento deberá contar con la autorización de la Comisión Provincial del Patrimonio, que fijará las condiciones en las que se realizará el borrado. Entre los monumentos cuya imagen está empañada por las pintadas, figuran las torres de San Pedro y San Martín -ambas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco-, la iglesia de San Francisco y el Viaducto Viejo.

El servicio se ofrece también gratuitamente a los particulares del Centro Histórico y podría ampliarse al resto de la ciudad.

Etiquetas