Despliega el menú
Teruel

TERUEL

La recaudación por el impuesto de construcción cayó a la mitad el 2007

El Ayuntamiento confía en que los ingresos repunten en 2008 gracias a la ocupación de Platea y a la edificación del aeropuerto. La patronal del sector prevé que el recorte de la actividad edificatoria en la provincia sea más leve que en el conjunto estatal.

El Ayuntamiento de Teruel recaudó en 2007 la mitad en concepto del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) que en 2006, un bajón debido en buena medida al parón que sufre el mercado de la vivienda nueva desde el año pasado. Los ingresos municipales por el tributo que grava las construcciones pasaron de los 2.918.118 euros de 2006 a 1.419.524 -un 50%- en 2007.

El gerente de Urbanismo, José Ramón Anadón, reconoció que "en parte" el desplome en la recaudación del ICIO del año pasado se debe a la menor actividad inmobiliaria, un enfriamiento que "se nota desde el último trimestre de 2007". Anadón agregó que las solicitudes de licencias de obra "llegan ahora por goteo. El ritmo de peticiones ya no es el que era hace un año".

El presidente de la Asociación Empresarial Provincial de la Construcción, Javier Gamón, explicó que Teruel sufre los efectos de un bajón en el sector inmobiliario de ámbito estatal. Las causas son también estatales, como el encarecimiento de las hipotecas y los altos precios que había alcanzado el mercado y que han hecho retroceder a la demanda. "Hay muchos clientes con ganas de comprar -dice Gamón-, pero no lo hacen a la espera de que los precios bajen".

Javier Gamón añadió, no obstante, que el descenso de la actividad edificatoria será más leve en la provincia que en el conjunto estatal, que se sitúa en un 27%. A juicio del dirigente empresarial, el frenazo en la provincia en el volumen de construcción ronda el 15%. Gamón señaló que "los primeros clientes en retirarse del mercado han sido los compradores que adquirían viviendas para revenderlas como inversión".

El responsable de una oficina bancaria de la ciudad coincide con esta opinión. A su juicio, los abultados beneficios del mercado de la vivienda animaron a muchos inversores a comprar casas para volverlas a vender a los pocos días "con un beneficio de varios millones -de pesetas-. Estos compradores se han evaporado".

El financiero reconoció que existe crisis en el sector, pero puntualiza que las empresas que peligran son "las inmobiliarias -ya ha habido cierres de oficinas-, promotoras y constructoras con menos experiencia, porque se trataba de un sector con precios muy altos y todo el mundo quería hacer y vender pisos".

La menor recaudación por el ICIO -uno de los impuestos con más peso recaudatorio- contrasta con el incremento de los ingresos por licencias de obras, que pasaron de 422.615 euros en 2006 a 476.851 en 2007. El gerente de Urbanismo achaca este hecho a la avalancha de solicitudes de licencia que se produjo antes de la entrada en vigor del nuevo Código Técnico de la Construcción, en marzo de 2007. Muchos constructores visaron sus proyectos y pagaron las licencias antes de que se aplicara esta norma, más exigente que la anterior, pero las obras no se acometerán hasta 2008. Tras el abono de la licencia, el promotor dispone de un año para ejecutar la obra.

El Ayuntamiento confía, no obstante, en que la recaudación del ICIO remonte en vuelo en 2008 hasta triplicar la 2007. La concejala de Hacienda, Carmen Alonso, afirmó que esta estimación es realista y responde a la previsión de implantación de empresas en la plataforma logística e industrial de Teruel, Platea, y a la ejecución del proyecto del aeropuerto de Caudé, con un presupuesto de 52 millones de euros -el ICIO se cuantifica en función del presupuesto de la obra-.

Alonso agregó que la evolución del año le permite confiar en que la previsión de aumento de recaudación se cumpla. La crisis dejará, no obstante, una estela de pérdida de empleos y problemas de cobro para muchos proveedores de las constructoras.

Etiquetas