Despliega el menú
Teruel

TERUEL

La apertura de la Vía Perimetral reduce el tráfico por el Centro en un 20%

Los vecinos de la avenida de Sagunto y las rondas de Ambeles y Dámaso Torán consideran que la disminución del número de vehículos se traducirá en mayor seguridad y menor nivel de ruidos

La entrada en servicio el pasado viernes de la Vía Perimetral de Teruel, que con tres kilómetros de longitud une los dos extremos de la ciudad en cinco minutos de trayecto frente a los 20 que costaba antes ir de un punto a otro, reducirá el volumen de tráfico en el Centro al menos en un 20%.

El dato fue concretado ayer por el concejal delegado de Tráfico en el Ayuntamiento turolense, Julio Esteban, quien destacó que la Vía Perimetral va a ser muy utilizada por la población, lo que descongestionará las arterias principales del interior de la ciudad, la Avenida de Sagunto y las rondas de Ambeles y Dámaso Torán.

El Ayuntamiento estima que unos siete mil vehículos diarios circularán por la Vía Perimetral. No obstante, las mediciones oficiales no se realizarán hasta dentro de unos días para evitar que las cifras se engrosen con los curiosos que ahora acuden a ver la nueva calle o resulten disminuidas al llevarse a cabo en fin de semana, cuando el tráfico urbano en Teruel se reduce a menos de la mitad.

Esteban resaltó que la Vía Perimetral no beneficiará solo a la población de los dos extremos de Teruel -La Fuenfresca y la Carretera de Alcañiz- sino también a los barrios intermedios, cuyos vecinos apreciarán una mayor fluidez de tráfico en sus zonas y, por tanto, experimentarán una conducción más agil.

Beneficios

Algunos vecinos de la avenida de Sagunto y de la Ronda de Ambeles señalaban ayer que el menor volumen de tráfico en el centro de Teruel se va a traducir en una mayor seguridad y en un menor nivel de ruidos, poniendo fin así a dos problemas que los residentes de estas calles han denunciado en varias ocasiones durante los últimos años.

De hecho, recientemente, tras la ampliación del número de carriles para vehículos en la avenida de Sagunto, el Consistorio tuvo que colocar portales luminosos en los pasos de cebra alertando a los conductores del peligro de atropello a peatones en estos puntos.

Por otro lado, las quejas de los vecinos que residen en las plantas más bajas de los bloques de pisos, por el ruido que produce el tráfico, han sido constantes, sobre todo en la avenida de Sagunto. El problema se hacía más acuciante en verano, cuando balcones y ventanas se abren por la noche para paliar el calor.

"En las calles del Centro, a partir de ahora, disminuirá la siniestralidad por atropellos y colisiones y también las molestias por contaminación acústica y ambiental", aseguró el concejal Julio Esteban.

El edil añadió que hay que tener en cuenta también que Teruel es una ciudad con muy poca tradición en el uso del transporte colectivo urbano y mucha afición a la utilización del coche particular para cualquier desplazamiento por el interior del casco urbano, por pequeño que este sea. A su juicio, esta peculiaridad resulta negativa, pues contribuye a que el tráfico sea muy elevado y, con él, las molestias derivadas del mismo.

Julio Esteban destacó que la reciente modernización de los autobuses urbanos no ha incrementado el uso de este transporte colectivo, al menos en la medida en que se esperaba. "En Teruel cogemos el coche para ir a cualquier sitio y aspiramos a aparcarlo en la misma puerta de casa", declaró el concejal.

La Vía Perimetral hará las veces de una circunvalación, si bien cuenta con un carril bici y aceras para peatones al haber sido considerada como una calle.

Etiquetas