Teruel

TERUEL

Las huellas de dinosaurios de Galve se protegerán con una estructura exclusiva

Patrimonio ha diseñado un modelo específico para cubrir el yacimiento de icnitas de Las Cerradicas, el único de Aragón que aspira a ser Patrimonio de la Humanidad

Pilares de acero galvanizado y lonas y materiales plásticos que podrán ser serigrafiados. Estas son algunas de las características de la estructura que han diseñado técnicos de la Dirección General de Patrimonio para proteger el yacimiento de icnintas -huellas de dinosaurio- de Las Cerradicas de Galve, el único de Aragón que forma parte del grupo de ocho de la Península Ibérica que aspira a ser declarado Patrimonio de la Humanidad.

El armazón, que ha sido concebido expresamente para cubrir las huellas aunque guarda similitudes con los que ya se han instalado en algunos yacimientos arqueológicos aragoneses, consta de pilares que no llevan zapatas. El hecho de que el dispositivo no vaya anclado al terreno ofrece la posibilidad de ampliarse o sustituirse, en caso de que así se precise en un futuro, según subrayó el paleontólogo de la Dirección General de Patrimonio, José Antonio Andrés. Los laterales y la parte frontal estarán cubiertos con lonas tensadas, capacitadas para resistir dibujos interpretativos de las huellas destinados a los visitantes.

José Antonio Andrés explicó que el techo estará compuesto por una estructura plástica y ligera, a la que se podrá adaptar el color que se desee para minimizar al máximo el impacto ambiental de esta construcción en el entorno. Agregó que se ha optado por materiales translúcidos "para jugar con la luz del sol".

La licitación para contratar los trabajos de cubrimiento del yacimiento de Las Cerradicas -el primero de carácter paleontológico que se protege en Aragón- se publicó a principios de esta semana por un presupuesto base de 163.012, 56 euros. En el plazo de un mes se deberán presentar las diferentes ofertas, de modo que, según el paleontólogo de Patrimonio, "antes del verano se podrían iniciar las obras".

El enclave seguirá siendo visitado, ya que la mayor parte del trabajo se realizará en taller. El lugar únicamente experimentará cierta alteración durante el montaje de la estructura, que tendrá que cubrir una superficie de 25 metros de largo por 12 de ancho.

Evitar las heladas

El modelo exclusivo de cubrimiento, que ya obtuvo la semana pasada la autorización de la comisión provincial de Patrimonio, se considera necesario para proteger las huellas de dinosaurio de las inclemencias del tiempo.

José Antonio Andrés señaló que Galve soporta "cambios muy bruscos de temperatura", con fuertes heladas en invierno e insolación en verano que deterioran la roca sobre la que se multiplican los rastros, declarados Bien de Interés Cultural. "El agua de la lluvia queda estancada en la roca, que se va erosionando, y el hielo provoca su rotura", manifestaba el paleontólogo, quien adelantó que tras esta actuación se van a llevar a cabo otras similares en diferentes yacimientos turolenses.

El interés del yacimiento de Las Cerradicas, que fue descubierto en 1986, radica en que se trata del de mayor concentración de huellas de dinosaurio de Aragón. En la superficie de su roca arenisca se han contabilizado 180 rastros que pertenecen a una gran variedad de saurios, todos ellos datados al final del Cretácico, hace unos 145 millones de años. Según los estudios de los paleontólogos, siete de los dinosaurios que dejaron sus pisadas en el terreno de lo que en el Cretácico era una zona costera de clima cálido eran terópodos carnívoros de pequeño tamaño y once de ellos eran herbívoros.

La gran variedad de vestigios dejados por los dinosaurios en la roca es una de las razones por las que el yacimiento figura en el listado de la candidatura de la UNESCO para su declaración como Patrimonio de la Humanidad. En él se encuentran huellas de ejemplares adultos y crías y de especies diferentes, con tamaños de entre 15 y 30 centímetros.

Etiquetas