Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Albarracín abrirá esta semana un nuevo parquin

El espacio, situado a los pies del castillo, tendrá capacidad para 40 vehículos y facilitará el acceso a la plaza de la Seo.

La Fundación Santa María de Albarracín está ultimando los trabajos de acondicionamiento de un nuevo parquin que se abrirá en la localidad a lo largo de esta semana. La habilitación de este nuevo espacio para el estacionamiento de vehículos no ha estado exenta de dificultades por tratarse de un lugar situado a los pies del castillo y bordeado por el recinto amurallado que formaba parte del perímetro de la medina musulmana.

Estas características han obligado a extremar al máximo tanto la intervención puramente constructiva como el ordenamiento paisajístico del entorno, encargado esto último al arquitecto Octavio Marroa, experto en la materia, que ha coordinado varios cursos en Albarracín sobre paisajes urbanos.

El parquin tiene una capacidad para 40 plazas y facilitará el acceso directo hasta la plaza de la Seo, siguiendo un atractivo paseo a través del elevado trazado del río Guadalaviar y el perfil de la muralla.

El gerente de la Fundación, Antonio Jiménez, señaló que el acondicionamiento de esta nueva zona de aparcamiento -muy necesaria por los numerosos turistas que a menudo visitan el municipio- se ha realizado en diversas fases, la primera de las cuales se centró en el acceso al castillo y su área meridional. Esta etapa finalizó en el año 2006 y fue financiada por Caja Madrid.

La segunda fase, que profundizó en el entorno del castillo, se ha demorado, según subrayó Jiménez, varios meses, porque surgió la necesidad de acometer trabajos de consolidación del único torreón medieval que se conserva en este tramo de muralla y que, por encontrarse en ruinas, "presentaba serios riesgos de desplome hacia el cañón del río".

El gerente explicó que la intervención en este elemento defensivo ha sido posible por la financiación de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón.

Antonio Jiménez dijo que esta zona ya se venía utilizando de forma ocasional para el estacionamiento de vehículos, pero dado el interés del castillo dentro del conjunto histórico de Albarracín fue necesario reordenar y dignificar el espacio. Entre las obras interiores figuran las correspondientes a la mejora del drenaje de las aguas, las pavimentaciones para las áreas destinadas a vehículos y peatones, las instalaciones eléctricas y el mobiliario.

Plantas autóctonas

El último proceso del proyecto, que se está ejecutando en estos momentos, es el correspondiente a la ornamentación con especies vegetales, una actuación que se está desarrollando con plantas autóctonas.

El arquitecto Octavio Marroa explicó que se ha intentado adaptar la vegetación ya existente, como las sabinas, cuercos y rebo-llos, "que soportan bien la dura climatología de la zona, expuesta a vientos y a la intensidad de los rayos solares".

Se han utilizado, igualmente, la rocas de la zona, "en un intento de mimetizarse con el paisaje del entorno y con el objeto de crear muros de contención con tierra vegetal del territorio", indicaba el arquitecto, para quien la vegetación agreste y dura, característica del lugar, "tiene un encanto muy especial".

La idea principal, a juicio del experto paisajista, es lograr "que no se note que se ha intervenido en este recinto".

Etiquetas