Despliega el menú
Teruel

TERUEL

Los sindicatos denuncian insuficiencia de personal en los parques de bomberos

La dispersión de la provincia hace que los tiempos medios de respuesta ante emergencias estén por encima de los 15 minutos.

La dotación actual de personal del servicio de extinción de incendios de la Diputación turolense, distribuida en tres parques de bomberos a lo largo y ancho de la provincia, no es suficiente, según han denunciado por enésima vez los sindicatos.

Miguel Cercós, miembro de la coordinadora estatal de bomberos de CC. OO., criticó "la precariedad" en medios humanos que registran los tres parques de bomberos ubicados en la capital, en Alcañiz y en Calamocha, especialmente en este último, en el que, según destacó, "hay una plantilla de 9 bomberos, que, con las guardias, queda en 1,5". Cercós agregó que, si bien con mejor dotación, la situación de las otras dos instalaciones queda lejos de lo establecido en el anteproyecto de la ley que regulará los parques de bomberos de la Comunidad Autónoma y en la que se viene trabajando desde el año 2002.

Manifestó que el operativo con base en la capital asciende a 24 profesionales, que, repartidos en seis turnos, se limitan a 4 en cada guardia. En Alcañiz hay 18 bomberos y 3 por guardia.

El sindicalista reconoce, sin embargo, que la Diputación Provincial ha realizado un gran esfuerzo en mejorar los equipos técnicos y materiales, por lo que, según subrayó, "se puede dar la paradoja de que en algún parque haya una proporción de 6 vehículos por cada bombero".

Para CC. OO., la plantilla ideal pasaría por 30 bomberos en el parque de la capital y 24 en los de Alcañiz y Calamocha, con lo que de los 51 profesionales actuales se pasaría a 78, "un incremento de un 52%", precisaba Miguel Cercós. Explicó que esta propuesta viene respaldada por la futura ley de los cuerpos de extinción de incendios de Aragón, que establece, entre otros requisitos, guardias de un mínimo de 5 bomberos.

A la carencia de medios humanos se suma, según los sindicatos, la gran dispersión geográfica que existe en la provincia y que provoca que los tiempos medios de intervención ante cualquier emergencia sean superiores a los recomendados en la futura ley aragonesa. Estos oscilan entre los 15 minutos de tiempo para desplazarse a cualquier núcleo urbano habitado y los 30 para zonas rurales y forestales.

Cercós explicó que hay comarcas muy habitadas, como la Cuenca Minera, y en, concreto, Montalbán, en la que el cuerpo de bomberos más cercano, el de Calamocha, invierte una hora en su desplazamiento. En otras localidades más alejadas, como en Cantavieja, los tiempos de espera se alargan considerablemente, ya que la dotación de la capital debe invertir, según el sindicalista, una hora y 35 minutos, como mínimo, en llegar.

Los bomberos consideran que esta situación se debe "a la gran desidia que han demostrado las instituciones". Miguel Cercós ha criticado la tardanza en la aprobación de la ley de emergencias de Aragón que prevé la puesta en marcha de un servicio autonómico de bomberos.

El presidente de la Diputación Provincial, Antonio Arrufat, señaló, por su parte, que la plantilla del servicio de extinción de incendios "está completa, a falta únicamente de cubrir un puesto vacante en Calamocha".

Según señaló, el organismo provincial está estudiando la creación de un cuarto parque de bomberos en la zona del Maestrazgo, con sede en Cantavieja, una iniciativa surgida hace dos años. No obstante, agregó que este proyecto está siendo objeto de un profundo estudio, como requieren unas instalaciones "que tienen que estar perfectamente dotadas en equipos humanos y técnicos".

Arrufat explicó que en las zonas más dispersas de la provincia se cuenta con la presencia de 27 bases de bomberos voluntarios, zonas en las que se dispone de motobombas para una primera intervención.

En relación con el parque de carácter autonómico, el presidente señaló que se trata de un proyecto de exclusiva competencia de la DGA.

Etiquetas