Despliega el menú
Aragón

SIM KALLAS, COMISARIO EUROPEO DE TRANSPORTES

"La TCP es un proyecto muy bueno y con mucho futuro"

Defiende el paso aragonés y plantea captar capital privado para la Red Transeuropea.

Siim Kallas.
"La TCP es un proyecto muy bueno y con mucho futuro"

El coordinador europeo para los proyectos transfronterizos de España, Carlo Secchi, plantea que la TCP no estará antes de 20 o 30 años. ¿Hasta qué punto hay riesgo de que se postergue sine die su ejecución?

Eso es muy difícil de decir? Es un proyecto con gran futuro y, por supuesto, puede ser una conexión muy importante entre la Península y Francia. Depende mucho de la cooperación y el entendimiento entre Francia y España, en primer lugar, y también del dinero que haya disponible, porque sabemos por el túnel de La Mancha y por los de los Alpes que normalmente estos proyectos son muy caros. También depende de las cuestiones medioambientales, porque han bloqueado muchos proyectos.

Su antecesora en el cargo Loyola de Palacio hizo una gran apuesta por la Travesía Central, pero no se ha pasado aún de los estudios preliminares. ¿La culpa es de España o de Francia?

Realmente no se lo sabría decir. Se trata de una cuestión de diálogo y cooperación entre los gobiernos de Francia y España, y también está encima de la mesa la cuestión medioambiental.

Pero se plantea reutilizar parte del corredor de Canfranc y de construir un túnel de baja cota.

No lo sé, tengo 30 o 40 proyectos de este tipo por todo Europa: en Turquía, Grecia? No conozco los detalles de cada uno. La recomendación es que haya un interés, un verdadero interés. Solo entonces se puede decidir crear un marco de negociación, de acercamiento entre Francia y España? Entonces veremos qué se puede hacer, porque, desde luego, la Comisión Europea no tiene nada en contra de crear más corredores de transporte entre distintas partes de Europa.

Las regiones fronterizas, las que se verían afectadas, están de acuerdo con horadar la montaña.

Sobre las cuestiones ambientales no le puedo concretar más, pero las cadenas montañosas generan una gran sensibilidad: los Alpes, los Cárpatos? todas. En Suiza hay oposición incluso al uso de helicópteros en determinadas zonas porque molestan a la fauna.

Los 30 proyectos de la Red Transeuropea aún requieren 227.000 millones de inversión. ¿Cómo se puede lograr financiación en plena crisis y con recortes presupuestarios?

Es difícil, por supuesto. La deuda es deuda, prestar dinero es prestar dinero. Y hay que en cuenta en cuenta distintos aspectos. Por un lado está el dinero europeo que hay disponible, que es una cantidad pequeña. Y por otro, hay muchos proyectos que requieren la participación de muchos países y de muchas administraciones locales y regionales. Por tanto, si no tienes algún tipo de acuerdo multilateral es muy difícil cambiar las cosas, pero hay que continuar.

En la cumbre se ha defendido la financiación público-privada para desbloquear proyectos.

Como ex ministro de Economía de Estonia sé muy bien que hay dificultades, pero el mensaje que se debe transmitir, sin ninguna duda, es que las infraestructuras a medio y largo plazo contribuyen al crecimiento económico, sin obviar que sufrimos una situación difícil.

Usted ha pedido que se planteen fórmulas innovadoras. ¿No se requiere una más bien mágica?

¿Se refiere a milagros? No, por supuesto que no. No soy el mago Merlín. Pero hay que empezar a considerar la financiación privada en las grandes infraestructuras y cómo introducir criterios de empresa para hacer más atractivo que el capital privado invierta. Hay que reflexionar para atraer capital privado a la industria del transporte.

Etiquetas