Despliega el menú
Aragón

TRÁFICO

Stop Accidentes: "Que no deje de salvarse ni una vida por cuestiones económicas"

En el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tráfico, la delegada de Stop Accidentes en Aragón, Dolores Bernal, ha subrayado que es "absolutamente urgente" desdoblar las carreteras N-II, entre Alfajarín y Fraga, y la N-232, entre Mallén y Figueruelas, dos tramos que se cobran numerosas vidas cada año.

En la plaza del Pilar, ayer, todos los fallecidos en accidentes de tráfico tenían nombres y apellidos. Sus padres, sus hijos, sus amigos y sus hermanos estuvieron, por cuarto año consecutivo, pidiendo justicia para ellos y para que no sean cada vez más las familias que tengan que seguir lamentando la pérdida de un ser querido en la carretera.

Cada una con un número, del 1 al 179, otras tantas figuras de cartón ocupaban el sitio de los que murieron el año pasado sobre el asfalto, solo dos menos que en 2006.

Mientras, en la mente de los asistentes había una meta común: concienciar a los gobiernos de que el dinero, sea cual sea su cantidad, vale menos que cualquier vida que se pierde en el asfalto.

La presidenta de Stop Accidentes Aragón, Dolores Bernal, fue clara en este punto. "Es de justicia pedir que no deje de salvarse ni una vida por cuestiones económicas", exigió. Bernal reconoció que la seguridad vial ha entrado dentro de los discursos públicos y que medidas como el carné por puntos han cambiado la forma de conducir de muchas personas, pero pidió "que realmente sea una prioridad a nivel de Estado, y que no se incorpore solo a los discursos, sino también a las políticas públicas y las inversiones".

En Madrid, esta asociación pidió además la retirada definitiva del carné a los conductores infractores que provoquen muertes.

Una muestra de la pasividad con la que se está actuando en algunas ocasiones afecta a miles de aragoneses. En su manifiesto, Stop Accidentes Aragón, insistió en que se efectúe "de forma urgente" el desdoblamiento de la N-232, entre Mallén y Figueruelas; y la N-II, entre Fraga y Alfajarín, considerados "puntos negros" de las carreteras en la comunidad. Mientras se produce el desdoblamiento, la asociación reclamó la liberalización de los peajes de la AP-68 y la AP-2 en los citados tramos.

Al acto acudió un nutrido de representantes políticos. Entre ellos estuvo el director general de Carreteras del Gobierno de Aragón, Antonio Ruspira, que anunció que el Ejecutivo autonómico mantendrá los próximos días nuevas reuniones con representantes del Ministerio de Fomento y de las concesionarias de estas autopistas para tratar de llegar a algún acuerdo para su liberalización mientras se desdoblan los tramos pendientes de la N-II y la N-232.

También hubo portavoces sociales -como el Justicia de Aragón- u otros como el rector de la Universidad de Zaragoza, Manuel López. Y es que este año, la asociación de ayuda y orientación a los afectados ha otorgado el IV Diploma a la Seguridad Vial de Aragón al Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A), por su contribución en favor de la seguridad vial.

El clamor para implantar nuevas medidas en Aragón es unánime. Nieves Ibeas (CHA) recordó que en 2006 se aprobó un plan aragonés para reducir el número de accidentes, "pero a día de hoy no se ha puesto en marcha". Recalcó que las comunidades que tienen el suyo han bajado la cifra de siniestros.

Etiquetas