Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

TRANSPORTE

"Solo tenemos dos y nos quitan una"

La línea 128 desaparecerá, causando malestar en los vecinos de Peñaflor.

En la imagen, la línea 28 -que se reforzará con un vehículo- y la 128 -que desaparece-.
"Solo tenemos dos y nos quitan una"
ESTHER CASAS.

¿Y por qué dices que va a desaparecer?", preguntaba una usuaria de la línea 128 en la parada de la plaza Mozart. "¡Solo tenemos dos líneas -la 28 y la 128- y ahora pretenden que nos quedemos con una!", exclamaba indignada. Llegar hasta su vivienda, en Peñaflor, es "un suplicio" para ella. "Por allí pasan pocos y las frecuencias son escandalosas, en lugar de cada 20 o 25 minutos, que ya es una barbaridad, tardan más de media hora". A su lado, su hija le daba la razón. "Yo pago los mismos impuestos que los que se montan en el 33, a ver cuál es el motivo por el que me quitan el autobús a mí y no a ellos", protestaba. "Y que no me digan que es porque no va gente, porque hablamos de un servicio público del que forman parte Peñaflor y Montañana, como barrios rurales que son de Zaragoza. Con que monte una persona, suficiente", recalcaba.

La línea 28, que se verá reforzada con un vehículo más por la desaparición de la 128, no convence a todos los usuarios. "El 128 me viene mejor porque solo llega hasta aquí -plaza Mozart- y regresa de nuevo hacia Montañana y Peñaflor. Sin embargo, el 28 se mete por el centro hasta el paseo de Pamplona y da más vuelta", explicaba Guillermo Lostao al bajar de la línea que verá el fin de sus días en breve.

También María del Mar Melero se mostraba "molesta y un poco indignada" por la noticia, pero reconocía que "es comprensible". "Entiendo que la quiten pero por un mal funcionamiento de las líneas y no porque el usuario no necesite las dos. Lo que ocurre es que siempre van seguidos, un bus detrás del otro. Así que si te montas lo haces en el primero y el segundo queda vacío. Y si lo pierdes, pierdes los dos", afirmaba. Al final, "la gente se cansa de no saber cuándo ni cada cuánto tiempo van a pasar, y termina por coger el vehículo privado, aunque así no contribuya a dejar de contaminar", añadía con cierto sarcasmo.

Al escuchar su argumentación, los que esperaban en la marquesina de la avenida Cataluña asintieron con la cabeza. "Tiene toda la razón. Yo cojo uno de los dos todos los días, y lo mismo me da subirme al 28 que al 128 porque van seguidos", comentaba un hombre de edad avanzada. A su lado, quien lo acompañaba, ofrecía una solución: "Si la quieren quitar, que la quiten. Tal y como funciona no sirve para nada, pero por favor que refuercen la línea 28 para que los autobuses pasen con más frecuencia".

La mayoría de los presentes apoyaron su propuesta. "Es verdad, con una en condiciones bastaría. Pero con muchos más vehículos y con horarios", apuntaba Dolores Úbeda. Lo ideal, "que pasara uno cada 5 o 10 minutos, como viene siendo normal en el resto de las líneas".

Etiquetas