Despliega el menú
Aragón

ENCUESTA

Solo el 15% de los aragoneses cree que la situación política es buena o muy buena

Es el primer barómetro de opinión de la DGA tras la Operación Molinos y muestra un crecimiento del descontento.

Solo el 15% de los aragoneses creen que la situación política de Aragón es buena o muy buena. Ocho de cada diez opina, en cambio, todo lo contrario, según el barómetro de opinión de primavera encargado por la DGA a la empresa A+M. Esta percepción negativa de la política sigue creciendo en las diferentes oleadas de opinión que se publican desde el Ejecutivo, aunque es en esta última en la que alcanza las cifras más elevadas (aumenta cinco puntos desde invierno).

 

Precisamente, este sondeo es el primero que se realiza después del inicio de la Operación Molinos en La Muela. Casi la mitad de los encuestados (48%) cree que el panorama político en la Comunidad es regular, el 24,8% considera que es malo y solo el 14,5% opina que es bueno. Además, seis de cada diez aragoneses advierte de que en comparación con la situación política nacional, Aragón se encuentra en un momento similar a España, donde se han destapado numerosos casos de corrupción en los últimos meses. El 21% advierte de que la Comunidad aragonesa está peor. Los encuestados también realizan una proyección de futuro sobre el estado político y creen que en un año, la situación no mejorará en Aragón: el 69,9% dice que seguirá igual y el 12,9%, peor.

 

En este sentido y en la misma línea que en los anteriores barómetros, la mitad de los encuestados reclama una Comunidad autónoma con mayor número de competencias y la misma proporción opina que Aragón no tiene peso en la política nacional. En concreto, el 54% de los encuestados opina que las decisiones que se toman en la Comunidad afectan poco en la política nacional y uno de cada tres cree que no influyen nada. Y el 75% destacan que esto no cambiará en el futuro.

 

Estas percepciones contrastan, en cambio, con la situación económica. Aunque la mayoría sigue pensando que es mala (31,2%) o regular (53,4%), sí es cierto que las previsiones futuras son más optimistas para los encuestados.

 

El 49,1% cree que en los próximos doce meses, el panorama económico aragonés se mantendrá igual, aunque dos de cada diez augura que mejorará un poco. Además, desciende considerablemente el número de personas que valora que empeorará un poco. Mientras en este sondeo suponen en 18,5%, en el barómetro de invierno la cifra llegaba al 31%.

 

Respecto a la comparativa con el resto de España, la mayoría de los aragoneses subraya que la situación de la Comunidad es igual que la del país. Solo un 28% considera que es peor. También destaca la confianza en el mercado laboral de los trabajadores encuestados (el 49,9%). De estos, el 47% ve poco probable que vaya a perder su empleo en los próximos meses, mientras que el 28,1% lo ve nada probable. Estas impresiones contrastan con las de los que se encuentran en paro (el 10%). La mitad de ellos no confían en que el próximo año puedan encontrar un empleo. Solo el 14,7% piensa que es bastante probable que se emplee próximamente.

El Gobierno como problema

No en vano, el paro escala un puesto y se sitúa a la cabeza de los problemas que más afectan a los aragoneses. En concreto, al 40,1% de los preguntados. Desbanca de esta posición a la economía en general, que desciende cinco puntos. En el tercer puesto se mantiene la vivienda (18,7%). Resulta curioso que en los 20 principales problemas de los aragoneses se cuela el gobierno del PSOE como uno de ellos, al mismo nivel que los impuestos, las dificultades de la agricultura o la ganadería y que la salud y por encima de la despoblación, la falta de infraestructuras o la corrupción.

 

Los tres primeros problemas detectados por los aragoneses coinciden con los que opinan que afectan tanto a Aragón como a España. Según el barómetro de opinión, siete de cada diez aragoneses apunta al paro como el principal preocupación de la Comunidad aragonesa, la misma proporción que lo sitúa a la cabeza de los problemas de España. No obstante, los encuestados creen que en Aragón la vivienda es un problema más importante que en España, donde destaca más la inmigración.

Las encuestas se realizaron a 2.544 personas de la Comunidad desde el 9 al 15 de junio de 2009.

Etiquetas